GATOS Y RATONES

Cuando el gato no está, los ratones saltan, el pacte tiene una gato, supuestamente en la oposición, pero el gato de nombre PePito nunca está, y cuando está, duerme plácidamente en su cubil o se contonea indiferente a lo que hagan los ratones, y es que PePito, trabaja menos que Garfield, y ya se sabe que pasa cuando en una casa los ratones campan a sus anchas, te lo dejan todo roido y lleno de cagarrutas.

PePito ha de retirarse y dar paso a nuevos gatos, activos y con el adn que los mueve a mantener a raya a la población roedora, si no, no habrá remedio, roerán hasta los zapatos, será difícil sino viene un buen flautista de Hamelín y trae consigo gatos válidos para espantar a tanto ratón. De cada día más gordo y más dormilón, los ratones le saltan en las narices, mientras él los contempla inmutable; y sabiendo que su cazo está lleno de comida no le merece esfuerzo ya ni mover los bigotes.

El pacte ha campado a sus anchas, toda la legislatura, sin que la oposición de Cort y del Consell hagan su trabajo, que es oponerse a sus felonías con el ciudadano .

«Los vagos son aquellos que dicen que trabajan y no hacen sino aturdirse y ahogar el pensamiento»
Miguel de Unamuno

*Autor: La Columna de Tiberio

Compártelo con tus amigos

Deja un comentario