La Columna de Tiberio: INTOLERANCIA EN ESTADO PURO

Difícilmente y desde el punto de vista teórico seria difícil creer que nuestra sociedad es intolerante. Pero desde la mas pura practica la intolerancia hacia el sector de la discapacidad es supina. Nada mas fácil para comprobarlo que cualquier escéptico del concepto pase un solo día con un bastón por no decir en una silla de ruedas.

La falta de solidaridad es aberrante y la insensibilidad produce ampollas. Curiosamente la juventud es menos intolerante y mas solidaria que la franja adulta y madura. A esta situación sumémosle bordillos, ausencia de rampas, edificios oficiales no adaptados, policía local poco sensibilizada, leyes y normativas estériles. Tanto la labor de concienciación como la resolución positiva de la situación esta en manos de los políticos y correspondientes partidos, gobiernen o no gobiernen.

El discapacitado no es ciudadano de tercera. Trabaja, produce, paga impuestos y crea puestos de trabajo, porque no dudemos que hay discapacitados empresarios. Y tiene en teoría los mismos derechos de los que no lo son, pero solo en teoría, en la práctica viven en un mundo difícil en el cual no deberían llamarse discapacitados sino hipercapacitados, ya que abrirse camino en esta sociedad les representa una lucha y esfuerzo superior a los “normales”.

Ningún político será capaz de iniciar procesos de resolución de problemas ni luchar por la integración de este colectivo por la sencilla razón de que no está en sus zapatos y porque las problemáticas les pasan desapercibidas.

Hasta que no empiecen partido por partido a dar su lugar al colectivo no habrá avance. A golpe de pecho se jactan de exigir integración, de obligar un porcentaje en grandes empresas de contratarlos, de pequeñas dádivas que en ningún momento devuelven en derecho humano al 100% del que goza cualquier “no diferente”, pero “haz lo que yo digo pero no lo que yo hago” y es que el “ejemplo empieza por uno mismo”.

Para cuando veremos un partido ejemplarizante?

Como dijo Einstein: ” Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás , sino la única”.

Compártelo con tus amigos