La COVID-19 y la crisis derivada de la pandemia son la mayor preocupación del 40% de los niños en España

La COVID-19 es la primera preocupación del 40,3% de los niños, niñas y adolescentes en España, y el 57,6% considera, además, que la pandemia es también la principal preocupación de la sociedad en general. Así lo refleja la segunda edición del Barómetro de Opinión de la Infancia y Adolescencia, una publicación de UNICEF España realizada en colaboración con la Universidad de Sevilla, que recoge las principales opiniones de los niños, niñas y adolescentes en nuestro país. 

La crisis socioeconómica derivada de la pandemia se sitúa como la segunda mayor preocupación para los encuestados –frente al séptimo puesto que ocupaba la economía en el barómetro de 2019-, que creen además que es también una de las mayores preocupaciones para la sociedad en general. Tal y como indica Francisco J. Rivera, profesor de la Universidad de Sevilla, “estos cambios suponen una llamada de atención sobre la importancia de implantar el Barómetro como una herramienta de seguimiento periódico de las preocupaciones y opiniones de la infancia y adolescencia”. 

El impacto de la COVID-19 sobre la infancia y la adolescencia, por tanto, marca los resultados de esta segunda edición del barómetro de opinión. Además del aumento de la preocupación por la economía o la política, que ha relegado la preocupación por el medio ambiente a la octava posición (frente al segundo puesto que ocupaba hace dos años), ha cambiado la perspectiva de otras cuestiones como la educación. Si en 2019 las respuestas indicaban una preocupación por el rendimiento escolar, ahora se ha transformado en una inquietud por el sistema educativo en su conjunto.  

“Los niños, niñas y adolescentes no son ajenos a esta crisis sanitaria mundial, y eso se refleja en sus opiniones y preocupaciones”, constata Lucía Losoviz, responsable de Políticas Locales de Infancia de UNICEF España. “Este barómetro nos permite conocer el estado de la infancia en nuestro país, y queremos que se consolide como una herramienta que contribuya a impulsar políticas para seguir protegiendo a la infancia y mejorando su bienestar en todos los ámbitos”.  

Los resultados del informe muestran un nivel medio-alto de satisfacción vital, pero la puntuación desciende del 7,6 (sobre 10) de 2019, a un 7 en esta edición. También el bienestar emocional ha descendido ligeramente (de 3,70 a 3,47, en una escala del 1 al 5), algo que podría deberse a los indicadores relacionados con el tiempo libre, el bienestar puramente físico y la diversión con sus amigos.  

En cuanto al bienestar psicológico, el número de niños y niñas que manifestaron sentirse solos ha aumentado en 8 puntos porcentuales (se sitúa en el 39,4%, frente al 31% de la anterior edición) y los que sienten bastante, mucha o  muchísima tristeza se han incrementado en 10 puntos (del 50,8% en 2019 al 61% en 2021).  

La confianza en los partidos políticos, el gobierno y los sindicatos ha disminuido, y la valoración de profesiones como políticos y banqueros sigue en las últimas posiciones. Como explica Fran, de 18 años, “los niños y niña se sienten alejados de la política porque necesitan resultados tangibles, y más en pandemia”. Sin embargo, ha aumentado la valoración de los médicos y de los docentes.  

En general, los niños y niñas pertenecientes a familias de niveles adquisitivos más bajos muestran menos niveles de satisfacción y bienestar, así como una menor mejora de sus relaciones familiares o con amigos durante la pandemia.  

Por todo ello, UNICEF España hace las siguientes recomendaciones:  

  • Priorizar el enfoque de equidad en las actuaciones encaminadas a la reconstrucción social y económica tras la pandemia.  
  • Establecer mecanismos que permitan incorporar en las políticas públicas estos resultados de procesos de consultas a niños, niñas y adolescentes, y conseguir así políticas eficaces de acuerdo a las necesidades de la infancia y la adolescencia que muestran ellos mismos.  
  • Dar continuidad y ampliar este tipo de consulta de forma periódica y sostenida, ampliando tanto la muestra (por edad, representación territorial y teniendo en cuenta la diversidad) como los temas.  
  • Atender a las preocupaciones mostradas por los niños, niñas y adolescentes, para poder dar respuesta teniendo en cuenta los niveles de vulnerabilidad.  

Como recuerda Malena, de 13 años, “los niños y niñas necesitamos que se nos escuche más. Necesitamos que se nos escuche más, por ejemplo, en el ámbito escolar, porque es creado por los adultos, no por la infancia”. 

El barómetro en Baleares 

Algunos datos: 

  • Los problemas que más preocupan a los chicos y chicas en Baleares, como ocurren con las opiniones obtenidas en el barómetro a nivel estatal, son: el Coronavirus, con un 29,6%; la Economía, con un 7,8%; y la Educación, que ha tenido un 7%. 
  • Respecto a la opinión sobre sus centros educativos: el 69,4% declara sentirse seguro, un 48% que el profesorado le anima a expresar sus opiniones, o un 57,2% de jóvenes que afirman que el profesorado fomenta que participen en ciertas decisiones del centro 
  • En cuanto al bienestar psicológico, el número de niños y niñas que manifestaron sentirse tristes en la última semana se sitúa en el 15,8%, frente al 43,0% que comentaron sentirse llenos de energía. 
Previous post EMAYA discrimina a los fijos discontinuos, dejándolos sin trabajo y contratando nuevo personal
Next post El Ministerio de Consumo advierte a las inmobiliarias de crecientes ilegalidades en contratos de alquiler

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: