La Delegada del Gobierno en Baleares no vive en la misma realidad que los Guardia Civiles

Las delegaciones de Baleares de la asociación profesional de la Guardia Civil IGC y el sindicato de Policía Nacional ASP quieren que la delegada del Gobierno en Baleares baje de los mundos de Yupi en los que parece estar por no tomarse en serio los insultos, amenazas y malos tratos por parte de algunos ciudadanos hacia los miembros de la Benemérita y Policías Nacionales.

Desde el nombramiento de la Delegada del Gobierno se han incoado un total de 64 sanciones administrativas a ciudadanos por faltas a agentes y se han archivado 21, aunque desde sindicatos creen que seguramente de esas 21, como poco 20, deberían haberse sancionado también.

Algunas de las amenazas hacen, por ejemplo referencia a que tras proceder a una identificación, se “advirtiera” por parte de un ciudadano a los agentes de que “su padre se juntaba con sus jefes y que se iban a quedar sin uniforme, y que no se entiende que se identifique siendo españoles”, a lo que la delegada del Gobierno, Rosario Sánchez responde a la misma “…dichas expresiones vertidas están amparadas por el derecho a la libertad de expresión. En otro caso de semejantes características, tras identificar a un grupo de jóvenes españoles por desprender fuerte olor a marihuana, uno de estos jóvenes advierte a los agentes de que “su padre es Teniente Coronel de la Marina y que cuando se entere de lo sucedido hará que les cuelguen los uniformes (refiriéndose a los agentes)”, a lo que la Delegada del Gobierno, al igual que en el anterior caso, tampoco lo considera grave y entiende que forma parte de la libertad de expresión del ciudadano. Otro caso destacable es el recientemente expuesto por algunos medios, en el que un ciudadano que se acercó a una Comisaría de Policía Nacional con la intención de renovar su DNI, y tras ser correctamente informado por los agentes de que era imprescindible acudir con Cita Previa, este les dijo “Sois unos payasos”, cuestión claramente tipificada como falta leve que una vez más, la señora Rosario Sánchez, también considera que forma parte de la libertad de expresión.

Vistas estas y otras denuncias archivadas por parte de la Delegada Rosario Sánchez, nos remitimos al titular de la noticia, y es que es claro y evidente que dicha Delegada no está actuando en consecuencia real de lo que tienen que sufrir los agentes beneméritos, pues está claro y demostrado que debería estar castigada la arrogancia y falta de respeto hacia las autoridades.

Si esta Delegada del Gobierno continúa archivando este tipo de actuaciones, no queremos imaginarnos como será Baleares a medida que pase el tiempo, y es que si no se respeta en primera instancia a la autoridad desde los mismos “gobernantes”, el resto de ciudadanos que siempre hemos respetado a las FyCSE acabaremos pagando que los propios agentes no actúen como debieran, provocado por la mala gestión de la Delegada Rosario Sánchez, la cual está permitiendo faltas tan claras.

Y por último nos preguntamos lo que seguramente agentes y pertenecientes a las delegaciones de Baleares de la asociación profesional de la Guardia Civil IGC y el sindicato de Policía Nacional ASP:

Si la Delegada ha archivado 21 denuncias de este tipo alegando libertad de expresión entre otros motivos, ¿cómo deben ser las 64 que si han procedido? ¿Qué les han hecho a los agentes en esas 64 denuncias?

No nos lo queremos ni imaginar, pero proponemos que la señora Rosario Sánchez si se lo imagine y se ponga en la piel de los agentes, que empatice, quizás, y solo quizás, cambie algo lo que ella entiende que los ciudadanos pueden permitirse insultando, amenazando y faltando al respeto a la Guardia Civil y Policía Nacional sin que haya un castigo por ello.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.