La escuela positivista en criminología, l’uomo delinquente y la antropología criminal… ¿El delincuente nace o se hace?

La escuela positivista en criminología, l’uomo delinquente y la antropología criminal… ¿El delincuente nace o se hace?

La antropología criminal y la escuela positivista italianase basa en un conjunto de estudios dirigidos a descubrir las cualidades de los hombres, por medio del examen de su anatomía, y así determinar si existe relación con su conducta.

Los primeros estudios se basan, principalmente, en la fisionomía (un aspecto particular del rostro de una persona que la caracteriza y su relación con los delincuentes).

Los autores como Giovanni della Porta y Lavater, ya a partir de finales del siglo XVI esbozan estudios sobre rasgos somáticos y fisionómicos que se relacionan con la inmoralidad y la delincuencia.

  • España, en el mismo siglo, surge Jerónimo de Cortés como precursor de estos estudios en su obra ‘la fisionomía y varios secretos de la naturaleza’

Estos estudios hablan de ‘el hombre de maldad natural’ el cual tiene como característica la fisionomía alterada.

Los siguientes estudios se basan en la frenología (la relación entre las regiones del cerebro y su relación con los delincuentes).

Los autores como Joseph Gall y, en España, Mariano Cubí y Soler, a partir del siglo XVII esbozan que las manifestaciones del alma dependen de la organización cerebral y subrayan que mediante la frenología es posible conocer a un criminal antes de que cometiera ningún delito.

Y ahora sí… llega lo que para muchos y muchas es el padre de la criminología como ciencia, conocido por su teoría de la antropología criminal.

El médico, psiquiatra y criminólogo Cesare Lombroso, con más de 20 obras en criminología a sus espaldas, a finales del siglo XIX.

Lombroso se dedica a estudiar al delincuente aplicando conocimientos anatómicos y fisiológicos a través del método experimental positivo (el propio de las ciencias naturales). La obra más famosa de Lombroso fue ‘L’uomo delinquente’ en 1876 en la cual argumentaba que ‘los delincuentes son físicamente distintos a las personas respetuosas con la ley’.

Lombroso crea 6 tipologías de delincuentes en toda sociedad, y los defiende con el estudio de cráneos de presos italianos, y donde destaca ‘el criminal nato’ este no es un hombre común y es reconocible a la vista.

El criminal nato podía distinguirse física y psíquicamente por:

Un cráneo pequeño, una gran órbita ocular, la frente hundida o el abultamiento en la parte inferior de la zona posterior de la cabeza y, por: una alta insensibilidad, impulsividad y sin capacidad de remordimientos.

¡Por cierto..! si un día vais por Turín, no podéis perderos el museo de antropología criminal, fundado tras la muerte de Lombroso, el cual recopila todo su trabajo e investigación!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cómo le ayudo? Habla con nosotros
A %d blogueros les gusta esto: