Baleares Mallorca Sucesos Baleares

La Policía Nacional detiene en Palma a 22 personas por varios ilícitos, entre ellos trata de seres humanos con fines de explotación sexual

Agentes de la Policía Nacional dan por finalizada la operación «Sileño», la cual se ha realizado en dos fases y se ha procedido a la detención de 22 personas, de entre 21 y 51 años de edad, de nacionalidades búlgaras, brasileña, española, colombiana, italiana y portuguesa.

Entre los detenidos dos de ellos por tráfico de sustancias estupefacientes y otras cuatro que son los encargados de dos conocidos club de prostitución, uno de  ellos de personas transexuales y otro de mujeres de Palma, a quienes se les imputa los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, favorecimiento de la inmigración ilegal, contra el derecho de los trabajadores, pertenencia a organización criminal y contra la salud pública.

Los seis restantes de la primera fase (total 12) trabajaban en el establecimiento y fueron detenidos por encontrarse en situación irregular en España.

Las pesquisas se iniciaron en noviembre del año pasado cuando se personaron en dependencias policiales dos personas las cuales denunciaron que en un conocido piso de Palma, donde se ejerce la prostitución, los encargados del mismo estarían engañando a transexuales y mujeres de América latina, especialmente de Brasil y otros países engañados, para luego obligarles a ejercer la prostitución, exigiéndoles una deuda que variaba en función de la victima de entre 7000 y 14000 euros.

De inmediato la Policía Nacional activó el Protocolo de intervención ante un posible tema de trata de seres humanos, localizando a otras cinco nuevas víctimas del grupo organizado, las cuales por temor a posibles represalias solicitaron, declarar bajo la condición de «testigo protegido».

Trabajaban en condiciones infrahumanas

Las víctimas eran obligadas a permanecer en el interior de dicho inmueble ejerciendo la prostitución, teniendo que estar disponibles para cualquier cliente durante 20 horas al día, seis días a la semana, pudiendo disponer de algún tiempo libre los domingos.

Las condiciones de habitabilidad que sufrían las víctimas eran paupérrimas, debiendo alojarse las 5 personas que ejercían la prostitución en una sola habitación del piso habilitada para tal fin, en la que había 4 literas y un sofá sin ninguna intimidad para ellas. Finalmente se ha acreditado un total de 10 víctimas.

Las condiciones económicas de las víctimas eran nefastas, viéndose empujadas a aceptar la cantidad precarias por una relación sexual ya que la mitad del importe total pagado por el cliente iba a parar a manos de los detenidos. Este extremo tenía lugar debido al estado de necesidad de la mayoría de las mujeres en sus países de origen ya que las mismas acuden a este país buscando una vida mejor de la que tienen en sus países y acaban ejerciendo la prostitución para los detenidos, viéndose obligadas a aceptar tan viles condiciones de explotación para con ello pagar la deuda contraída con ellos por haberlas traído a España.

Magia negra

Tras gestiones policiales, se confirma que los responsables del grupo delincuencial han traído desde Brasil a una cantidad elevada de ciudadanos brasileños engañados bajo falsas promesas y una vez aquí se les ha obligando a ejercer la prostitución, bajo la coacción de pagar la deuda contraída. Para asegurarse el pago el máximo responsable del grupo utilizaba rituales de brujería y magia negra, valiéndose para ello del miedo infundido a las víctimas a través de dichas prácticas, dado que en ciertas zonas de Brasil estas creencias se encuentra fuertemente arraigadas, pudiendo comprobarse este extremo en el registro domiciliario del máximo responsable de la organización en el que se localizó una habitación dedicada a la brujería en la cual existía una especie de altar ambientado a la adoración al diablo. En dicha habitación se localizó un cofre de madera en cuyo interior se hallaba un contrato a nombre de una de las víctimas localizadas junto con hierbas y piedras, así como unos cuernos de animal envueltos en una prenda de ropa interior.

En los registros realizados se localizó una plantación de marihuana

Durante los tres registros domiciliarios practicados, tanto en la casa donde se ejercía la prostitución como en el domicilio particular de los detenidos, se ha procedido a la intervención de diversa documentación relacionada con la gestión del club de alterne, documentación de otras posibles víctimas que será investigada, así como 50.000 euros.

Destacar que en el registro practicado en el domicilio de los detenidos, los investigadores hallaron dos plantaciones de marihuana, aprehendiendo un total de 200 plantas, así como un complejo sistema de cultivo que incluye lámparas de gran potencia, extractores con filtros de carbono y otros artilugios cuyo suministro eléctrico obtenían mediante una conexión fraudulenta a la red eléctrica.

En una segunda fase

De manera paralela y a través de las declaraciones de varias víctimas, se obtiene información en la que presuntamente un conocido abogado estaría realizando matrimonios ficticios entre ciudadanos de la Unión Europea y Extranjeros irregulares, entre ellos las victimas de trata de seres humanos del anterior grupo organizado, tratándose de brasileños y venezolanos transexuales, para conseguir de esta manera que éstos obtengan la residencia legal en España, cobrando a estas víctimas la cantidad de 5000 euros por la realización del matrimonio.

Por estos hechos relacionados se procede a la detención de una totalidad de 10 personas, por falsedad documental y favorecimiento de la inmigración ilegal, entre ellos el letrado anteriormente mencionado.

Por tanto y como ya se puso antes de manifiesto, ante todos los hechos  conocidos la Policía Nacional procedió a la detención de 22 personas, 12 en una primera fase y 10 en la segunda, de lo que se han instruido diligencias policiales remitidas al Juzgado de Instrucción de Guardia de Palma de Mallorca.

Plan Policial contra la Trata de Seres Humanos con fines de Explotación Sexual

La Policía Nacional mantiene activadas la línea telefónica 900105090 y el correo trata@policia.es  para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos.

Compártelo con tus amigos

Deja un comentario