La UIB investiga las conductas adictivas en jóvenes entre 18 y 25 años

La UIB investiga las conductas adictivas en jóvenes entre 18 y 25 años

Un grupo de investigadores de la Universitat de les Illes Balears participa un proyecto financiado por el Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad para conocer los determinantes y trayectorias de las conductas adictivas en los jóvenes entre 18 y 25 años. El estudio META-S prevé recabar una muestra de al menos 1.500 participantes que durante dos años tendrán que responden en cinco ocasiones una encuesta a través una aplicación online en la web . El proyecto está liderado por distintos grupos de Investigación en Psicología Clínica y Adicciones de las universidades de las Illes Balears, Oviedo y Zaragoza, y cuenta también con la participación del Institut d’Investigació Sanitària de les Illes Balears.

La novedad del proyecto de investigación reside en la incorporación de indicadores sociodemográficos, de salud mental y contextuales para comprender el inicio y la transición del consumo de sustancias y de otras conductas adictivas, con especial atención al tabaco, alcohol, cannabis, uso de videojuegos y juego de apuestas en jóvenes adultos universitarios (18-25 años). La novedad de la propuesta tiene que ver también con el estudio de medidas transdiagnósticas como la regulación emocional y la impulsividad.

“Hasta la fecha, la mayor parte de los estudios se ha centrado en la población adolescente menor de edad. Sin embargo, el sector de la población indicado ha sido descuidado en nuestro país y especialmente en situación de pandemia. Por ello, resulta imprescindible conocer el estado de salud mental y la gravedad de la adicción entre el colectivo más joven”, explica la doctora Alba González, del Departamento de Psicología de la Universitat de les Illes Balears.

La población de adultos jóvenes (18-25 años) es un sector poblacional de elevado riesgo para el desarrollo de trastornos emocionales y conductas de riesgo para la salud, como son las adicciones. Ello se debe a que los trastornos de salud mental y los consumos se producen en mayor medida en este sector de la población y ello justifica la inversión y esfuerzos realizados para identificar sus determinantes, hasta ahora escasos.

La COVID-19 ha supuesto una situación sin precedentes, en la que hemos tenido que afrontar situaciones de restricción social y máxima incertidumbre. Distintos organismos y asociaciones en España han resaltado la escasa atención psicológica ofrecida a la población general, y los programas preventivos hacia los más jóvenes se han reducido o interrumpido debido a la pandemia. El tiempo y uso del ocio de la población ha variado sustancialmente durante este último año, especialmente entre los más jóvenes. Distintos estudios internacionales han confirmado que los trastornos emocionales han sufrido un incremento considerable, sin embargo, debido a las medidas restrictivas asociadas al confinamiento, el consumo de sustancias se ha reducido (algo que resulta explicable por factores como la reducida disponibilidad y accesibilidad a las drogas). En sentido contrario, distintos estudios han alertado de un incremento en el uso excesivo de internet e implicación en videojuegos.

Por otra parte, en los últimos meses, distintas comunidades han relajado el nivel de restricción de sus medidas preventivas contra la COVID. Así, es posible invertir más tiempo en un entorno social donde la accesibilidad y disponibilidad de las conductas adictivas vuelve a ser muy similar a la que teníamos antes. Esta “reapertura” o vuelta a la nueva “normalidad” supone de nuevo un contexto sin precedentes, y representa, según los investigadores, una buena oportunidad para investigar los “costes psicológicos” de la pandemia entre los más jóvenes, algo determinante para desplegar toda una serie de medidas preventivas y de intervención en este sector.

El estudio invita a participar a personas jóvenes mayores de edad implicadas o no en conductas adictivas. El único requisito para poder participar es ser mayor de edad y estar en el primero o segundo año de Grado en la Universitat de les Illes Balears, la Universidad de Oviedo o la Universidad de Zaragoza. La implicación de todos los estudiantes es vital para conocer su estado psicológico y que los profesionales sanitarios puedan prever las necesidades preventivas y de intervención que precisan y movilizar los recursos necesarios.

Durante los años 2021-2023, los participantes deberán responder un total de 5 veces a la encuesta (cada cinco meses aproximadamente). Tras completar cada una de ellas, entrarán automáticamente en un sorteo de un bono de 100€.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: