LO QUE NATURA NO DA, SALAMANCA NO PRESTA

La verdad es que siempre me he resistido a transmitir opiniones ante situaciones aparecidas casi de la noche a la mañana, y en el caso de lo que ha sucedido y seguirá sucediendo en Afganistan, bien me ha valido el someter a un juicio sumarísimo los últimos acontecimientos que han visto la luz en aquel país.

Cuando se escribe o se cuenta de viva voz apoyados o no por imágenes diciendo que se trata de un país que se está derrumbando a pasos agigantados, es para creer que esas afirmaciones no se ajustan a una realidad absoluta, simplemente porque no se puede derrumbar algo que nunca se construyó. Pueden caer casas, edificios e instalaciones pero nunca lo hará el alma de lo que sustenta el espíritu y el raciocinio de un país. Y así anda Afganistan a caballo del siglo XXI y la Sharia.

Los talibanes nunca se fueron de Afganistan ni renunciaron a su ideología allá en donde residían. Según un reportaje difundido por una televisión de cobertura nacional, en aquellos asentamientos dirigidos por los talibanes, la vida es todo maravilla y la más cruel mentira; las mujeres son respetadas y las niñas escolarizadas hasta con profesores de matemáticas.

¿Quien dice la verdad y quien miente? 

El último video del asesinato de una mujer porque usaba un manto rojo y enseñaba los tobillos aunque los llevaba cubiertos con calcetines, es una ejecución pública en la que el infame sujeto que pronunciaba postulados sobre la ley islámica, ordenó que un asesino le descerrajara un pistoletazo en su cabeza mientras la habían puesto de rodillas. Eso, excita todas las ganas por exigir justicia.

Pero con todo y lo repugnante del movimiento de esa gentuza de animales irracionales, no es lo que más me duele si no que las mujeres del gobierno sanchista no hayan levantado ni una sola palabra de reproche hacia esos pervertidos posicionándose en la defensa de las mujeres, seres humanos que habitan en otras tierras y que según se desprende por lo manifestado por “Adelante Andalucía”, partido que lidera una tal Teresa Rodriguez, la situación que viven las mujeres en España es igual que la de las que viven en Afganistan con los talibanes. Es bien cierto que la susodicha Rodriguez no se ha manifestado al respecto de las declaraciones hechas desde su partido, pero tampoco lo ha hecho para defender a las mujeres que están siendo ultrajadas y tratadas como mercancía al servicio de esos hijos podridos del turbante, la barba y el kalashnikov por bandolera

¿Dónde están las mujeres de un gobierno de progres que casi esquilman al resto de mujeres con una concentración un 8 de marzo de infausta memoria (que ya es histórica) para defenderlas ante una serie grande de injusticias que les toca vivir? ¿Lo podrían hacer ahora las mujeres afganas en su tierra?

¿Y por qué ninguna de las feministas de la izquierda radical se ha pronunciado pidiendo una manifestación, aunque sea virtual, para elevar su protesta a esos desalmados? 

¿Dónde están Irene Montero, Yolanda Díaz e Ione Belarra? 

Las defensoras de los sistemas más putrefactos del mundo como son Cuba, Venezuela y Nicaragua, guardan pestilente silencio no vaya ser que se les descosa la cremallera de su mochila, en las que guardan infamias a cual más escandalosa, y se les descubra definitivamente lo que verdaderamente son y atesoran.

No, Gobierno de España; no y mil veces NO. Hombres y mujeres del gabinete sanchista no pueden estar de vacaciones mientras el pueblo afgano masacra a sus mujeres con 29 medidas en su contra y cuya no aceptación lleva consigo la pena de muerte a tiros o lapidaciones.

No, Gobierno de España, no y mil veces NO a dar más importancia al agradecimiento del escapista Joe Biden por la repatriación de media docena de estadounidenses que a lo que cada minuto de la vida de los ciudadanos afganos sucede en aquella tierra.

No, Gobierno de España, no y mil veces NO a las fotos propagandistas de la factoría monclovita sin una crítica dura y exigente ante las acciones acerbadas de esos talibanes,

No, Gobierno de España, no y mil veces NO a permanecer impasible en la acción contra un régimen de terror que se instaurará oficialmente el próximo 1 de Septiembre.

No, Gobierno de España, no y mil veces NO por no tomar en consideración a los 102 militares españoles que dieron su vida por crear un mundo mejor en aquel lugar. 

Claro que, por lo visto, a ustedes poco les importa. Los pensamientos, los sentimientos y los sueños de un pueblo que quería resurgir como el ave Fénix están siendo sojuzgados por unos desalmados. El Gobierno legítimo de Afganistan estaba sembrado en el lodazal de la corrupción, pero eso no justifica el desembarco en tierra firme de esa horda y con ese coste humano.

Por eso decirle a los gobiernos del primer mundo, empezando por el nuestro, que hagan algo además que amenazar con hacer lo que bien sabemos que no van a aplicar. 

Esos cerebros están demasiado embrutecidos, y convendría aplicarles aquello de que “Quod natura non dat, Salamantica non praestat”, que parece ser dijo Don Miguel de Unamuno siendo Rector de la Universidad salmantina. 

Previous post Un precipitado en Mahón es trasladado en avión ambulancia a Son Espases en estado grave
Next post 6ª y 7ª posición para los tándems nacionales en la persecución de los Juegos Paralímpicos de Tokio

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: