MALABAREANDO LAS CALLES

“Todos los mayores han sido primero niños, pero pocos lo recuerdan”

El Principito

El título de este artículo es el nombre de una fundación creada por Jimmy Alexander Abello. El nombre tiene mucho sentido con su objetivo principal que es rescatar a los niños, niñas y adolescentes de las garras de las calles.

Vivir procesos de calle es muy complejo en una sociedad permeada por la violencia, la pobreza, la prostitución, el maltrato de los progenitores, el desplazamiento, el uso de los niños en la indigencia para pedir dinero (niños “alquilados”), el control por el microtráfico y la poca solidaridad de los ciudadanos que dejan la responsabilidad a las fundaciones o a las autoridades de la ciudad.

Para estos niños, niñas y adolescentes estar en las calles es malabarear, estar en la cuerda floja, vivir una vida llena de peligros y obstáculos que atropellan diariamente sus derechos humanos desde la infancia y que crecen con modelos de comportamiento aprendidos de otros habitantes de calle.

Abello vivió este flagelo en carne propia durante dos años. Solo alguien que lo sufre, puede comprender con exactitud la gravedad de la situación y las implicaciones psicosociales que tiene en el desarrollo de la personalidad. Gracias a que alguien le dio la mano pudo salir adelante con su hermano. Es pedagogo reeducativo y ha dedicado su vida al restablecimiento de los derechos humanos de esta población vulnerada.

Se convirtió en un superhéroe que no desfallece en su diaria batalla por conseguir los recursos para mantener la fundación. Recorre las calles en las noches de los viernes y sábados para tratar de convencer a los niños, que están consumiendo sustancias psicoactivas y viviendo en el profundo abismo, que hay un futuro para ellos. Es un proceso que lleva años y que requiere mucha constancia, paciencia y resiliencia. 

Una vez ha logrado que los niños, niñas y adolescentes accedan a visitar la fundación, inicia un proceso de sensibilización y resignificación de la vida. Jimmy Alexander Abello ha aplicado el Modelo Transteórico de Prochaska y DiClemente, que inicialmente se planteó en el contexto del tabaquismo, pero que tiene aplicación en muchos otros procesos para superar problemas y lo puede hacer la persona por sí sola con la debida información y determinación o con la ayuda de un terapeuta. Básicamente son seis etapas o estadios en el proceso de cambio.

Dichas etapas son: precontemplación, contemplación, preparación, acción, mantenimiento y recaída. Inician con la negación del problema; posteriormente el rechazo al cambio y el reconocimiento del problema; luego la determinación y motivación hacia el cambio lo que da lugar a la acción y los procesos que conducen a la mejoría; vendrá luego un trabajo para intentar mantener el progreso y el cambio; sin embargo, la última etapa es la recaída, pero se considera un evento normal. Todo este ciclo debe ser apoyado una y otra vez, en este caso por Abello y algunos colaboradores que realizan esta labor, mediante prácticas universitarias de pregrado y tiempo donado por algunos profesionales.

LA CASA DE LOS SUEÑOS

La fundación tiene como sede una casa en el centro de la ciudad de Pereira; es La Casa de los Sueños, allí van durante el día los niños en situación de calle o callejización. Es una casa muy acogedora donde los niños pueden realizar varias actividades: lectura, apoyo pedagógico, clases de música, pintura, lúdica, reciben alimentación, atención en psicología, confianza hacia ellos y sobre todo mucho amor.

Sienten otro mundo que los acoge durante algunas horas para exorcizar, de alguna manera, su situación real. Algunos llegan a jugar en el cuarto de las muñecas porque nunca han sentido ese ambiente infantil. También tienen libertad para ocupar todos los espacios de la casa y reciben clases para realizar algunas tareas como la decoración de jeans y camisetas, con la marca MUCHA CALLE, lo que los hace sentir útiles, miembros de una sociedad y que también aportan su granito de arena. Estas camisetas y jeans se venden para conseguir algunos recursos económicos.

La Casa de los Sueños es rentada por Frisby, una compañía alimentaria, radicada en Pereira, con ello realiza un aporte de responsabilidad social en la ciudad de Pereira. Las niñas que tienen embarazos prematuros y sus bebés tienen atención por parte de instituciones de salud y el ICBF, Instituto de Bienestar Familiar. Para todo este proceso se necesita dinero ya que deben desplazarse hacia diferentes sitios y esa es una labor titánica que requiere de mucho esfuerzo puesto que la fundación no recibe apoyo económico del Gobierno local.

El sueño de Abello es poder tener una sede propia, con espacios para el deporte y la estadía nocturna para lograr que estos niños, niñas y adolescentes no vuelvan a las calles mientras hacen su proceso el cual debería ser constante, lo que les permitiría un mayor empoderamiento hacia el cambio.

Los invito a conocer esta labor tan hermosa que requiere de mucha dedicación y de la generosidad de quienes sientan ese llamado a colaborar.

Página Web: malabareando.co – Instagram: malabareandolascalles

Correo electrónico: avefenis27@hotmail.com

Pereira (Risaralda-Colombia) Tel. celular (57) 3147268175

Director: Jimmy Alexander Abello

Previous post Una directora de hotel de Palma acude corriendo a la comisaría de Policía porque había un menor que no respiraba y estaba inconsciente
Next post Llucmajor da la bienvenida a los 20 nuevos alumnos trabajadores de los programas mixtos SOIB JOVEN 2020

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: