Mare de Deu, Senyor…

“Entre todos tenemos que hacer la pedagogía de que la luz no la pagamos todos los días. La pagamos al mes”. El que más manda en el Partido Sanchista que ni es obrero ni mucho menos español, “dixit”

¿A que ninguno de ustedes sabía eso de que las facturas de la luz se pagan cada mes? Pues por si acaso, el pedagogo Sánchez lo acaba de descubrir y como tal ha sucedido, nos ha querido iluminar, cual ha sido su propósito.

Este señor nos quiere dogmatizar con teorías tan sublimes como la que acabo de relatar, extraída del Libro de Sesiones del Parlamento Español -sí Señor Sánchez, ESPAÑOL- el mismo que cuando se compromete en diez propuestas, miente en catorce, batiendo todos los retos del Guines de la incompetencia.

Tenga un poco más de respeto hacia las personas que debido a su nefasta manera de gobernar, sí saben que cada mes deben pagar su astronómica factura de la luz; ¡y vaya si lo saben! La cuenta del banco en donde tienen domiciliado el pago o el bolsillo con más remiendos que el mío propio sí saben que tienen que pagarla cada mes, porque de lo contrario el amo del Falcon Crest no moverá un dedo para evitar que la capitalista red del suministro se lo corte.

No ha sido capaz de preparar una tesis doctoral, de manera que ha tenido que copiarla hasta con faltas sintácticas, y ahora quiere impartirnos clases para que las demos a su vez al resto de los mortales que soportamos sus incongruencias. La pedagogía, Sr. Sánchez, es un ARTE que la usan quienes han estudiado para alimentar la inteligencia de aquellos y aquellas que con mejor o peor fortuna viven y le sufren en esta vida.

Mire, cuando el genial Groucho Marx manifestó que “la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”, estoy seguro de que estaba planteando su vaticinio sobre el comportamiento del peor Presidente de la Nación Española.

El peor gestor de una pandemia que ha acabado con la vida de sanitarios, miembros de las Fuerzas Armadas y de la Seguridad Nacional, ancianos al cuidado por delegación de un putrefacto vicepresidente, y seres humanos en general que les ha tocado afrontar la pérdida de su vida sin quererlo ni desearlo. ¡Ah claro! Es que al frente de la Salud destinó a un filósofo catalán, porque como toda la sanidad estaba transferida a las Comunidades Autónomas, poco tenía que trabajar, y que cuanto menos supiera de vísceras y órganos mucho mejor. Pero mire usted que la pandemia dejó al descubierto sus vergüenzas.

Y si se trata de comprobar el nivel intelectual del resto de los ministros que ha escogido, ¡válgame Dios!. Uno que se junta con ese que propone ir de cacería para pillar y finiquitar a quienes no son de su misma pestilente cuerda, y nos quiere convertir en vegetarianos, que no está mal si no fuera porque las proteínas de la carne son muy necesarias para el desarrollo del ser humano. Otro que cuando Dios repartió el sentido común andaba de vacaciones permanentes en el Ministerio de las Universidades y que su mejor idea es la de suprimir de los Diplomas el favor de otorgarlos como Jefe del Estado a los titulados de una carrera. Como diría mi respetado “El Casta”, este “troç de carn bateiada» (trozo de carne bautizada, para los que nunca sacaran ninguna letra del abecedario en el lenguaje que utilizamos en Mallorca), pertenece al mismo clan que el Conseller que ha pretendido hacer pedagogía con unos cursos para adoctrinar a los alumnos sobre la excavación de tumbas franquistas y que después organizará visitas guiadas a los alumnos de 1º y 2º de bachillerato. 34 alumnos en el primer curso y 7 en el segundo, y aún se preguntan que es lo que ha podido fallar cuando la UIB ha suspendido el invento. Pues muy sencillo, lo que ha fallado su pedagogía Sr. Sánchez

O quizás otro por nombrar, mantener y defender al Ministro de las concertinas en las vallas de Melilla, cesar a altos mandos de la Guardia Civil por no doblegarse a cumplir con una orden cuya información vulneraba la instrucción de una magistrado, o a dejar desprotegidos a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ante los energúmenos que alteran el orden de convivencia ciudadana con serio peligro de los propios agentes encargados de la defensa del orden establecido. Hace muy poquito 150.000 le leyeron la cartilla en Madrid.

O una vicepresidenta de un partido R.I.P. que se coge del brazo de otro que pierde votos a mansalva en cada sufragio electoral y que se alía con una vicepresidenta de Valencia, valedora de su ex-marido acusado y condenado a 5 años de prisión por abusar de una menor y que va de mal en peor en las encuestas sobre futuras contiendas electorales, o con la alcaldesa de los okupas en la ciudad de Barcelona. ¿Se acuerdan de aquello: “Barcelona es bona, si la bosa sona”, pues ya no es tan buena porque esa bolsa está raquítica del todo.

Podríamos hablar de otro ministro que a lo más que llegó en el escalafón de la incongruencia política es a ser maletero de 40 pesadas maletas (¿?) de la inigualable Delsy de paseo por el aeropuerto de Madrid Barajas, cuando la Unión Europea le tenía prohibido pisar suelo alguno. A lo mejor es que esa es la nueva pedagogía sanchista para desobedecer las normas imperantes en ese territorio común al que se comprometiera otros socialista: Felipe González.

O de una sin par que coloca en su ministerio como asesora a su niñera con dinero de todos los españoles. Claro que sabiendo que quiere volver sola y borracha a su casa, no me extraña que el gañan de las desvergüenzas la haya dejado a “mises dites”.

¿Y usted quiere hacer pedagogía de sus todos y muchos más desatinos en su forma de mal gobernar?. ¿Sabe qué? Pues que se preocupe del coste de las facturas de la electricidad que de pagarlas ya nos toca a nosotros. Y no hable en primera persona y plural, porque usted no ha pagado nunca ninguna electricidad que gastan también su mujer e hijas en el retiro soñado de un palacio, que por lo visto en el poco tiempo que lleva mandando, nunca merecieron.

Antes he citado a Don Julius Henry Marx, y me place despedirme con otras de sus palabras… “Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente”, o aquella otra… “¿Pagar la cuenta? ¡Qué costumbre tan absurda!” Así pues será bueno y necesario que se vaya aplicando el cuento, Sr. Sánchez, porque estoy seguro que después de alguna de sus escatológicas ideas se dirá para sus adentros… “Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros” Groux Marx también “dixit”

Previous post LA PLATAFORMA SÍ A LOS CRUCEROS EXIGE AL GOVERN QUE GESTIONE Y NO LIMITE LA LLEGADA DE CRUCEROS
Next post El maquinista de un tren de mercancías ha resultado herido tras colisionar contra una roca y descarrilar a la entrada del túnel de Robledo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: