‘Me cago en mi puta vida’…

‘Me cago en mi puta vida’…

Eso me ha dicho Mario al llegar al comedor social para ver que podíamos hacer por él. Lo conozco desde hace por lo menos 14 años, de uno de los gimnasios donde daba clases.

Hace dos semanas que duerme en el coche, un año que se arruinó al no poder iniciar la temporada pasada y seis meses que su mujer lo dejó y se fue a vivir con sus tres hijos a casa de sus exsuegros.

Cuando llegó, iba con un par de bolsas llenas de productos de un supermercado cercano y me comenta: ‘Hace unas horas me detuvieron robando comida y productos de higiene en un supermercado, llamaron a la policía, y ésta, al final, en vez de detenerme me pagó lo que había cogido de su propio bolsillo, buena gente, me soltaron y me desearon suerte‘…

Pasé mucha vergüenza, Toni, había una persona que conoce a mi exmujer y a mis hijos’.

Es una de esas personas que tienen la creencia de que cada uno tiene lo que se merece en la vida… por eso tardó en venir a vernos: ‘Al final aquí me tienes, hasta que no me ha quedado un céntimo en el bolsillo he tratado de no pedir ayuda a nadie’, ‘¿de verdad el ayuntamiento o el gobierno permiten que hagamos colas en la calle, delante de todo el que pase para humillarnos más?‘.

A lo que le contesté: ¿De verdad no te importó hasta que te pasó a ti?

Entonces me replicó: ‘Sí, tienes razón, eso siempre pasaba a los otros, lo peor, es que siempre pensé que era por culpa suya‘.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: