No son las ideas, son lo que hacemos con ellas…

Vendemos a usureros emocionales el tiempo y confundimos el «ser»… con la apariencia serlo, atribuimos virtudes a las ideas olvidando que son sólo creencias… algunos incluso matan por ellas, por maneras de pensar que ni tan sólo han elegido, porque son disfraces de un ego que se sabe tan pequeño que necesita aparentarse a sí mismo ser algo… ante el beneplácito de otros.

Deberíamos entender que somos a lo que dedicamos el tiempo…

Una persona bondadosa… ama, empatiza, defiende la naturaleza y a las demás personas sin necesidad de que ninguna identidad social o ideología se apropie de sus acciones…

Porque son eso, propias, nacidas del corazón, la sensibilidad y el entendimiento de la existencia.

Así que decido renacer libre con mis carencias, renuncio a ser sólo un ser cuyas ideas tengan que ser refrendadas por otros…

O impuestas por intereses que no sea un mundo más humano y justo para todos.

Previous post La bombona de butano continúa subiendo en septiembre y se sitúa en los 16,13 euros
Next post EL PARLAMENTO INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS ABRE UNAS LÍNEAS PARA REUNIR FONDOS PARA LA PALMA

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: