NUNCA ES TARDE PARA EMPEZAR A CUIDARTE Y SENTIRTE BIEN

NUNCA ES TARDE PARA EMPEZAR A CUIDARTE Y SENTIRTE BIEN

PRESENTACIÓN: En Grupo Periódico de Baleares, estamos comprometidos con el fomento de las Islas Baleares y de la sociedad que la componen y por ello, hoy entrevistamos a Carlos Padilla, el cual ha sido seleccionado por la importante red de gimnasios nacional como embajador de ésta. Natural de Sevilla, lleva 10 años formando parte de nuestra sociedad Balear, y es públicamente conocido por su trayectoria en el asociacionismo laboral de su gremio laboral por la defensa férrea de los trabajadores del mismo y en la defensa de la identidad Balear, así como el fomento del deporte, como Director del Departamento de Defensa Personal Policial de la Federación Balear de Lucha, entre otras acciones que conforman años de colaboración y participación con la sociedad Balear y con mayor ahínco mallorquina.

¿Desde cuándo prácticas deporte?

Yo empecé desde muy pequeño, siendo a los 7 años de edad cuando ya formaba parte del equipo de futbol de mi barrio, el Juncal. A los 10 años me aficioné al balonmano, jugando en el equipo Híspalis, pero fue a los 13 años donde realmente me dediqué en cuerpo y alma al deporte, concretamente la halterofilia, donde llegué a ganar un campeonato de Andalucía en mi categoría y al año siguiente ir al de España sub-17 alcanzando muy buena marca también. Lamentablemente tuve que dejarlo por una trombosis que sufrí y tras la cual, me tuvieron que intervenir y, en consecuencia, olvidarme de seguir compitiendo según las recomendaciones médicas.

¿En qué momento decidiste volver a esa vida de deporte como rutina fundamental?

Tras los años de deporte diario y disciplinado, los contratiempos de la vida me tuvieron apartado del deporte, tratando de retomar varias veces, pero no pudiendo conseguirlo en ninguna de esas ocasiones. Esa falta de deporte, sumado a una serie de circunstancias y problemas personales, dieron lugar a que fuese teniendo una vida cada vez más sedentaria y comer en exceso. Las consecuencias fueron multitud de dificultades para llevar un día a día normal, hasta incluso andar me asfixiaba puesto que llegué a pesar casi 110Kg.

Un día tomé la determinación de cambiar por fuera y por dentro, no era feliz en mi día a día y eso no podía seguir así. Comencé a hacer cambios en mi vida, tomar decisiones difíciles y drásticas pero necesarias, y entre esos cambios se encontró el ir al gimnasio y dar lo que pudiese de mí. Poco a poco, a base de ser muy constante, sentí que cada vez podía dar más, no me asfixiaba tanto haciendo el mínimo esfuerzo, aumentó mi resistencia, mi estado de ánimo mejoró y, después de dos años, la rutina de acudir al gimnasio y hacer mi entrenamiento se ha convertido en una costumbre básica y fundamental en mi vida.

¿Por qué piensas que mucha gente que se siente disconforme con su físico no hace cómo hiciste tú?

Yo pienso que en general, la sociedad actual se mueve lo justo y necesario y prefieren escoger lo fácil y rápido, haciendo honor al imperio de la ley del mínimo esfuerzo. Entrenar es un esfuerzo, es sacrificio, es algo que al principio se hace muy cuesta arriba y como los resultados no se ven instantáneos y precisamente en esta sociedad la paciencia brilla por su ausencia, desisten al poco tiempo.

Evidentemente, existen muchos otros casos que llevan aparejada algún tipo de vicisitud física o mental que impide llevar a cabo este trabajo de forma natural sin ningún tipo de medicación. Pero en caso de estar en plenas condiciones físicas y mentales, no debería existir excusa alguna, ni tan siquiera la falta de tiempo, ya que si esto último fuera el motivo por el cual no te dedicas tiempo a ti mismo, el primer paso es reordenar la lista de prioridades y colocarte en el primer puesto, modificando todo lo demás y adaptándolo a tu día a día tras establecer el tiempo mínimo que te dedicarás salvo enfermedad grave o cualquier vicisitud de una relevancia tan extrema que sea imposible emplear dicho tiempo en ti y en nada ni nadie más.

La motivación no debe ser la de lucir un físico trabajado para verano o perder esos kilitos ganados en navidad, la correcta motivación a mi humilde entender debería ser la de crear una rutina saludable, una costumbre diaria beneficiosa para tu cuerpo y para tu mente, trabajar tu físico para encontrarte mejor al aumentar tu fuerza, resistencia y rendimiento general, verte bien contigo mismo y nunca por como te vean los demás, pues a quien debes agradar es a ti mismo. Una vez te vas marcando objetivos pequeños cada día, vas aumentando la dificultad de éstos y, poco a poco, se irán convirtiendo en objetivos semanales y mensuales, donde la época del año en la que te encuentres perderá toda relevancia y lo que si mantendrá esa importancia es el elevado estado de animo que te generará la exitosa consecución de esos objetivos marcados. La satisfacción personal es algo que el dinero no puede comprar.

De todos los gimnasios que existen en Palma, ¿por qué escogiste ALTAFIT GYMCLUB de Porto Pi?

Pues en un principio no empecé en este gimnasio sino en el GYMTONIC, propiedad de mi querido amigo Manolo, ya que allí entrenaban varios compañeros y amigos, pero fue cuando me mudé a Porto Pi, que decidí cambiarme a ALTAFIT, pues se encontraba justo en frente de mi casa y era al que iba mi hermano, con el cual vivía. Además de esto, el precio es más que razonable, guardando una relación calidad-precio difícil de superar, aunque lo consiguen con las sucesivas campañas y ofertas, así como los diferentes convenios con colectivos y un extenso programa de beneficios en diferentes establecimientos de todo tipo por el mero hecho de ser socio de ALTAFIT GYMCLUB. Estamos hablando de la mayor red de gimnasios de toda España, con más de 80 clubs repartidos por todo el territorio nacional.

El hecho de permanecer en este gimnasio, aunque ya no viva en Porto Pi es que, independientemente del gran tamaño de las instalaciones de alrededor de 1600 metros cuadrados, donde encontramos una sala de fitnes con más de 90 puestos de entrenamiento cardiovascular y entrenamiento de fuerza, taquillas de uso diario gratuitas, servicio de entrenamiento personal, servicio de fisioterapia y programa de entrenamiento individualizado denominado GPlan el cual está incluido en la cuota, sala de ciclo indoor con más de 35 bicicletas, sala de actividades dirigidas con más de 150 metros cuadrados con más de 120 sesiones semanales de GClass con diferentes metodologías y técnicas de entrenamiento para todos los niveles y objetivos, buen material, variedad de máquinas, actividades programadas y la gran variedad de estas como por ejemplo las más de 80 sesiones dirigidas a la semana con diferentes objetivos físicos (GBody, GBox, GMind, GEnergy, Pilates, Ciclo Indoor, GCore, Functional
Training, Zumba y muchas más), el trato de todo el personal, la limpieza constante de las instalaciones, el ambiente familiar que tienes hace que te sientas realmente en tu segunda casa, pues creas lazos de amistad con personas que comparten la misma visión del deporte como algo fundamental de su día a día.

Siempre hay alguien dispuesto a ayudarte, a aconsejarte además de los genius o el director del centro, que son magníficos profesionales y, con el tiempo, los conoces y entiendes que lo son porque son magníficas personas.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: