Palma está que arde

Ya son 5 los pirómanos detenidos, todos dentro de una misma franja de edad, todos motivan sus acciones en base a un hastío, venganza y repulsa a la policía, a las reglas impuestas por el Ayuntamiento o a la insatisfacción del sistema palmesano. Estas 5 detenciones no son el fin de los incendios que no solo afectan a las arcas municipales sino también al bolsillo de los ciudadanos, ya que se extiende a vehículos y fachadas, rozando la fortuna por la cual no ha habido hasta el momento víctimas personales.

Bien seguro que estos pirómanos detenidos volverán a incendiar contenedores, el sistema judicial es débil y laxo, entrarán por una puerta y saldrán por otra frustrando así el esfuerzo policial realizado.

Se sumarán a estos cinco muchos más imitadores desahogando su rabia con el fuego. Solo una mano dura puede disuadir esta moda. Misma mano hace falta con los grafiteros, Palma es un gran garabato donde ya no se respeta ni el patrimonio protegido, los grafiteros no son mas que mequetrefes que imprimen a golpe de spray su pseudónimo, para competir y ostentar entre su gremio de dónde han realizado su ultima fechoría y quien ha hecho mayor número. No es difícil atraparlos, pero hay que querer hacerlo, de hecho ni se limpian desde hace años, se consideran actos «progres», por ciertos mandatarios municipales.

Hará falta que el fiscal Barceló, agote su paciencia y en un nuevo ejemplo de justicia dicte «mano dura» de nuevo y de libertad de actuación a los cuerpos policiales.

Compártelo con tus amigos

Deja un comentario

× TotBalears
A %d blogueros les gusta esto: