Para la Regidora Angélica Pastor es lo mismo un vado que un discapacitado

El colectivo de discapacitados de Palma empieza a estar cansado del trato que reciben por parte de la Policía Local de Palma bajo instrucciones y mal mandato de la Regidora de Seguridad del Ayuntamiento de Palma.

La normativa es clara en cuanto a los estacionamientos reservados exclusivamente para discapacitados con tarjeta de Movilidad Reducida, y es que ningún vehículo puede estacionar ni hacer uso de dichas plazas reservadas si no se dispone de la Tarjeta Identificativa de Persona Con Movilidad Reducida, pero parece ser que para la Regiduría la normativa no está para cumplirla pues dan instrucciones a la Policía Local de Palma para que no se de prioridad en caso de que un discapacitado deba hacer uso de una plaza reservada y se encuentre en su lugar un vehículo no autorizado.

Si se llama a la centralita de la Policía Local de Palma reclamando presencia policial y en consecuencia se proceda a la retirada del vehículo en cuestión, si se tiene suerte y la llamada ha entrado en primer lugar, la centralita enviará de inmediato a un agente para comprobar, denunciar y retirar el vehículo no autorizado, hasta aquí, todo bien y correcto, el problema llega cuando sucede que por ejemplo hayan entrado 5 llamadas antes que la del discapacitado y por ejemplo sean de vados reservados a la entrada y salida de vehículos. En estos casos, que se dan mas de lo que la gente se puede imaginar, las solicitudes pasan a tratarse por orden de entrada de llamada, sin que se de prioridad a un discapacitado que no puede llegar a su destino por no tener lugar donde estacionar, normalmente a su casa, por lo que hasta que no se hayan resuelto las llamadas anteriores de los vados reservados no se atenderá la plaza de discapacitado, quedando el discapacitado a expensas de la tardanza en la resolución de los vados, que pueden ser de horas.

Está claro, un vado da dinero para llenar las arcas públicas puesto que no son gratuitos mientras que una plaza de discapacitado no se paga para que exista, sino que el Ayuntamiento tiene la obligatoriedad de instalarlas y mantenerlas sin ningún coste, por lo que la postura de la Regiduría es evidente, dinero por dinero, el discapacitado puede esperar sentado en su vehículo, no suele pagar impuesto municipal de circulación ni paga por disponer de plaza reservada.

Propongo que Angélica Pastor tenga que hacer uso de estas plazas reservadas y cuando llame solicitando ayuda a la Policía Local, se le de el mismo trato que a los demás, así podrá comprobar que sus instrucciones no son precisamente las adecuadas.

autor: X.S.L

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Arriba

TotBalears