Pero que tonto soy… joder

Internet se ha convertido para vulgo en la ‘inteligencia de los necios’, dándoles infinitos argumentos para justificar una estupidez.
De hecho un tonto informado en las redes es un ‘pesado de cojones’ que tenemos que soportar los que, desgraciadamente, en algún otro aspecto, tengamos alguna relación con él en las redes.
Una persona que no tenga formación científica y un CI lo suficientemente adecuado para aprovechar dicha formación e información, acaba apareciendo en los titulares de los voceros de YouTube u otros medios, bajo su condición de titulado universitario, provocando la ‘ilusión’ de que si lo eres te garantiza intelecto, honestidad y razón en tus exposiciones… cuando todos sabemos, que una parte significativa de los que consiguen un título universitario no son más que burros adiestrados que han tirado de memoria, eso sí, con muchísimo esfuerzo, para tener un trozo de cartón en la pared de su despacho: A esa condición, Albert Einstein, la definía como la ‘inteligencia de los tontos’.
Pero no se preocupen, yo no soy más listo que los demás, tontos lo somos todos, en diferente grado y en diferentes ámbitos… basta ver, entre otras cosas, el desastre ecológico al que hemos llevado la mayoría al planeta para entenderlo.
Tal vez, la diferencia esté en la empatía, solidaridad y amor activos, no ‘de boquita’ o ‘fotito’ en las redes para la galería de nuestro propio ego en el gran escaparate de vanidades vulgares, sino en una forma de vivir y ser que entrañe, de verdad, hacer algo cada día por un mundo mejor, no en particular, sino que incluya a la propia naturaleza, animales y personas.
Una buena persona expresa bondad, una persona inteligente, inteligencia y un tonto, por poner un ejemplo fácil, es ese que acaba en las consultas de los médicos y cuando le diagnostican una enfermedad grave que resulta, salvo contadas excepciones, que él ha sido el principal responsable por sus malos hábitos alimenticios, sociales o psicológicos. La información correcta la tuvo desde el principio, sabía, por ejemplo, que beber (cáncer, accidentes, agresiones), fumar (múltiples tumores propios y ajenos) o mantener relaciones sin protección (VIH, cáncer de útero) dañaba su salud… Pero como buen tonto, incluso después de que ya le hayan salvado de varias patologías, sigue insistiendo.
A los tontos nos gusta disfrazarnos de que ‘son hábitos sociales’, son ‘modas’, ‘pero si lo hace todo el mundo’… así nos va.
Me entristece ser tan tonto como soy, la verdad, pero más aún cuando me hallo ante otro que me supera en tontería, si por lo menos, fuera tonto íntimo, pero en este mundo tan sociabilizado e interrelacionado, la mayor parte de las tonterías, las pagamos entre todos.

Previous post ¿Es el despilfarro de Cort el motivo de la excesiva recaudación con multas de tráfico?
Next post Hoy se ha celebrado la sexta edición de la carrera solidaria ‘Mallorca En Marcha Contra el Cáncer’ organizada por la Asociación Española Contra el Cáncer en Illes Balears

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: