Razones…

Ciertas personas tienen sus razones… tantas, que sólo les importan las suyas.

Como por ejemplo, Manolo, que como de costumbre estaba enfadado, vivía contemplando la vida desde un mirador de desconfianza y acusación a los demás…

Se martirizaba a sí mismo por el recuerdo de su antes juvenil silueta que ahora se había desconfigurado por el paso del los años, decía por causa de los potajes de su ex…

Pero lo que de verdad le quemaba era el no haber tenido el valor de tomar las riendas de su vida, ser mas disciplinado y descuidarse menos…

Y tal vez, haber tenido el coraje de vivir la vida que quería vivir y no la que los demás esperaban de él.

Estaba furioso porque su padre fue muy estricto, su mujer le engañó, su mejor amigo se cansó de él… o porque su vida había sido demasiado convencional, aburrida y monótona…

Paseando su infortunio, sin dirección en sus pisadas, le dio una patada a una lata que había en el suelo.

Por desgracia le dio a un señor que justo apareció girando la esquina que lo increpó enérgicamente por su falta de miramiento…

Éste, despistado mientras seguía andando cruzando la calle provocó que un vehículo tuviera que frenar a pocos palmos del ofuscado hombre…

Un camión que iba detrás de ese coche llevaba demasiada inercia y peso y le aplasto el maletero como si fuera de papel…

El camionero consternado por lo ocurrido dio marcha atrás precipitadamente para separar el camión y poder evaluar los daños, nervioso porque era su primer día de empleo y necesitaba ese trabajo como el agua para sacar adelante a su familia…

Pero…

Con tan mala suerte que María, una niña de 8 años estaba corriendo tras una pelota justo detrás del camión y…

Un golpe certero en su cabeza al retroceder el gran vehículo provoco su muerte instantánea…

Las «patadas psicológicas» que damos en la vida a los demás pueden tener consecuencias inimaginables…

De hecho hay personas que las dan constantemente, son esas personas con ese carácter enfadado, muy crítico y que vuelcan como válvula de escape su malestar en la vida de quienes se cruzan con ellos…

Personas tan egocéntricas que no evalúan el impacto de su forma de ser en la existencia de quien los interacciona, los responsables son los otros, ellas tienen sus razones…

Tantas, que sólo les importan las suyas.

Previous post Menos mal que somos católicos…
Next post Los servicios de emergencia colaboran en la evacuación de una mujer que sufrió una caída en la Isla de Ons

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: