Sinceridad…

Generalmente, las personas, pensamos que somos y son los demás cosas que realmente no somos ni son…

ni a menudo se parecen.

Por eso es aborrecedor escuchar a alguien que ‘sinceramente’ te dice lo que piensa ‘sin pensar lo que realmente dice’.

Por esto, esa apreciada y odiada expresión de sinceridad, depende de qué intención conlleva, algo que a menudo suele ser decepcionante, por parte de quien la profesa, por su falta, a menudo, de inteligencia.

Pues…

si no es en el momento, lugar y buena intención que requiere, o adecuados argumentos y persona que la espere, se convierte en sinónimo de brutalidad.

Cuando debería ser sino de paz, amor, sentido y verdad,por eso, te invito a reflexionar:

Sinceridad, sin pensar, es como conducir sin mirar.

Previous post Progreso en Verde pide cárcel para el hombre que mató y descuartizó a un caballo en Pollença
Next post Lalo Garau completa con ‘Demasiado bueno’ su saga de videoclips sobre un amor de verano en Mallorca

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: