TRABAJAR PARA CONSTRUIR LA PAZ TERRITORIAL

En esto anda la Alcaldía de Medellín desde el absoluto convencimiento de que alcanzar la paz en el territorio de la ciudad ha dejado de ser un sueño para observar con los ojos bien abiertos que todo es muy posible.

El pasado viernes en directo pudimos conversar en el espacio de Primera Línea de nuestra emisora RTB, TU RADIO con Juan Carlos Upegui Vanegas, Secretario de la NO-VIOLENCIA de la Alcaldía de Medellin. Y a fuer de ser sinceros nuestros 60 minutos se agotaron en un plis-plas y nos quedamos con el “nos ha sabido a poco” en la primera línea de los deseos. Pero no vamos a preocuparnos porque no tardaremos en tenerle de nuevo ante nuestras cámaras y seguir con nuestra conversación.

Miren, los políticos muchas veces dicen que escuchan a los ciudadanos para diseñar y poner en marcha sus proyectos en forma de leyes y normativas que más que aligerar la carga de los mismos, lo que consiguen es complicarles la vida con el dictado de esas normas cuyo feliz término no se alcanza porque como bien se dice, “una cosa es predicar y otra dar trigo”.

Pues vean que en el caso de la Secretaría de la NO-VIOLENCIA se empieza a ver el resultado de los proyectos que tienen por objeto el trabajo para que esa violencia se enmarque en un concepto de reconocer el mal que ha sufrido Medellin en las últimas cuatro décadas y ponerse a elaborar un plan para que esa violencia tienda a cero.

Por destacar alguna de las acciones proyectadas y ya en pleno funcionamiento que nos comentó Juan Carlos Upegui, son las que se enmarcan en garantizar la efectiva participación de la ciudadanía, adopción y seguimiento de la política pública a favor de las víctimas del conflicto, garantizar sus derechos, la no estigmatización y las reparaciones a las que haya lugar. Entre esas acciones se pretende la promoción de la convivencia pacífica en la ciudad, realizar acciones específicas para la dignificación de las víctimas y la construcción de memoria colectiva en los diferentes territorios del municipio así como la prevención y atención de la población más vulnerable en contextos de violencia.

¿Y cómo pueden alcanzarse esos objetivos?

Por un lado poniendo en marcha  la promoción de una cultura de paz en los territorios a través de la pedagogía, el arte, la cultura, el deporte, el manejo de emociones y el acercamiento a oportunidades.

Algo que es realmente novedoso es empezar por la educación a los niños en el inicio de sus contactos con los educadores, y para ello están creando unas llamadas ESCUELAS DE LA NO-VIOLENCIA, en las que las enseñanzas propias de la educación reglamentada, se realizan en un ambiente en el que se envuelvan, en ese concepto de educar a esos infantes desde pequeñitos en que la violencia no es lo mejor para una vida con futuro. Empezar por educar desde la base permitirá llegar con el tiempo que se precisa para completar su educación, a ese futuro que, sin duda alguna, será mucho más prometedor.

En todo el territorio antioqueño existe una expresión que alcanza la dimensión de un gran amigo como es la de “parcero”. Es una expresión coloquial acortada en muchas ocasiones con la de “parce”. Bien pues se ha creado una actividad en el entorno de los jóvenes para conseguir ese acercamiento a los conceptos de la NO-VIOLENCIA para alcanzar un futuro en paz.

Sin embargo, en esta lucha contra tanto desatino, no podemos olvidar el pasado, y en nuestra conversación con el Secretario de la NO-VIOLENCIA hay un capítulo de especial atención a las víctimas del conflicto armado que son las que han pagado en carne propia y en las de los familiares, para las que reclama una mayor atención al reconocimiento de la verdad, a la necesidad de una justicia y la reparación de los hechos absolutamente delictivos.

Al escuchar a Juan Carlos Upegui alcanzo la máxima expresión de mi convencimiento de que las acciones enmarcadas en el proyecto de la Secretaría de la NO-VIOLENCIA que él dirige, son la llave para conseguir el propósito perseguido: desterrar la violencia provenga de donde sea, e implementar la paz por siempre jamás.

Nos agradó mucho escuchar que para conseguir su objetivo en cada territorio, una pieza esencial ha sido la implicación de organizaciones sociales y líderes territoriales de paz, o lo que es igual trabajar con el pueblo en todos los aspectos.

Nos sorprendió, y mucho, ver como se había conseguido el crear unas determinadas conversaciones en las que participan las víctimas con quienes han formado parte de las organizaciones que les han afectado y los reincorporados después de haber sido participes en acciones delincuenciales. Y digo que nos sorprendió porque el hecho de que se sienten a dialogar una víctima con su verdugo requiere un gran esfuerzo por la primera y un valiente reconocimiento del daño causado por el segundo. Nos decía Juan Carlos que pedir perdón no es opcional pero que si se consigue se habrá dado un gran paso adelante en esa construcción de los Acuerdos de PAZ. Buenas son las creadas ESCUELAS DEL PERDÓN.

La resignificación de la población de la libertad, pospenada y en riesgo se alcanza con acciones directas que ayuden a buscar empleos para garantizar la creación de una paz en la vertiente de la inmediatez y la que se consiga a largo plazo.

Y las víctimas, que son las piezas más importantes en este tablero de la vida, deben recibir en todo el momento el resultado benefactor del proyecto de la Secretaría, porque solo así, unido al arrepentimiento de los autores materiales de tanta tragedia, será posible conseguir la paz duradera a la que aspira la Alcaldía de Medellín.

Bueno será conceder el perdón a quienes lo pidan, y para aquellos arrepentidos que aún no se atreven a participar en esas conversaciones de paz recordarles aquello de que “nunca es más grande un ser humano que cuando está de rodillas”.

Nuestra más sincera felicitación a la Alcaldía de Medellín junto al deseo de que cunda el ejemplo en todo el mundo.

Previous post La Guardia Civil y Agentes Medioambientales inspeccionan cotos de caza de la provincia de Albacete en busca de cebos envenenados
Next post El Regimiento Palma 47 es la unidad de referencia del Ejército de Tierra en Primeras Jornadas de Formación de Capacidades no Letales

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: