Un análisis crítico de la proporción de extranjeros en la población carcelaria: ¿Es posible maquillar la realidad?

Un análisis crítico de la proporción de extranjeros en la población carcelaria: ¿Es posible maquillar la realidad?

El gráfico realizado en este estudio de comparación de la población reclusa extranjera respecto a la población total de la misma nos muestra una cifra bastante elevada en relación con la cantidad de extranjeros que hoy viven en España. En los últimos 10 años podemos observar como el porcentaje de los extranjeros en prisión respecto a los españoles se mantiene en una cifra próxima al 30% esta cifra es de importancia ya que hemos podido observar que la población extranjera respecto a la española que convive en España solo representa un 10%.

El porcentaje de extranjeros totales en España y su respectiva representación la población reclusa para el 2007 hasta el 2016.


La elaboración es propia a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística.

‘Es evidente que la conducta delictiva no puede asociarse a condiciones de raza, etnia o nacionalidad; luego, las causas de esa desproporción o sobrerepresentación de extranjeros en prisión han de ser otras probablemente más complejas y numerosas’

  • La estructura de la población inmigrante o variables demográficas son diferentes y de mayor riesgo delictivo, así, un alto porcentaje de inmigrantes son hombres jóvenes, recordemos, una las dos variables que identifican y se correlacionan con el delito, internacionalmente, son la edad y el sexo.
  • Los factores sociales y psicosociales asociados a la conducta delictiva, tales como marginalidad, pobreza, ausencia de vinculación familiar y, por tanto, de control social primario, falta de trabajo estable, residencia en áreas urbanas desorganizadas y con elevados índices de inadaptación social, etc, se dan con mayor intensidad en extranjeros, especialmente entre los que se encuentran en situación irregular.
  • El sistema de justicia penal respecto a los extranjeros, a estos se les concede la libertad provisional en un porcentaje menor que a los ciudadanos españoles acusados de delitos semejantes, y ello por la razón de que, dada su falta de arraigo y de vinculación familiar o laboral en España, el riesgo de sustraerse a la acción de la Justicia es probablemente mayor.
  • Los delitos que con mayor frecuencia cometen los extranjeros son los relativos al tráfico de drogas, sancionados con penas de larga duración, lo que implica más tiempo en prisión. Así, el porcentaje de extranjeros detenidos o condenados por este tipo de delitos se eleva a un 44,6 por ciento, mientras que ese porcentaje desciende al 28,8 por ciento respecto al total de la población penitenciaria.
  • El incremento notable del crimen organizado y trasnacional, con afluencia de extranjeros, como miembros de dichas organizaciones.

Toda esta serie de factores criminológicos y procesales penales explicados por el Doctor en Derecho y Psicología Julian Garcia Garcia nos explica como la falta de estabilidad laboral conlleva a situaciones de marginalidad y a la ausencia de un control social básico y esto sumándolo a la falta de arraigo a España, este último factor exponencial de su riesgo de fuga hacia su país de origen, hace que los sistemas penales concedan menos medidas penales alternativas para estos y acaben en prisión preventiva y aunque exista la imposición de una fianza para evitarla esta no puede ser soportada por los extranjeros que conviven con una situación precaria.

Por otro lado, el sistema de castigos de sus países de orígenes suele ser mucho menos severo y aplicado que en España, estos entonces al no reconocer nuestro sistema de castigos lo asimilan con igualdad al de su país, además en España las penas suelen ser muy largas y eso también conlleva a un aumento de dicha población carcelaria y más aún cuando los delitos vienen relacionados con el tráfico de estupefacientes que es uno de los delitos más reconocidos entre los inmigrantes.

Así podemos concluir como hemos recalcado al principio que la condición de una alta tasa de población reclusa inmigrante no es por cuestión de raza o nacionalidad, sino a los factores psicosociales de la inmigración que recibimos, así como la respuesta de nuestro sistema penitenciario ante ellos.

Esto es una breve introducción a todos esos recovecos que quedan por entender tras una simple visualización estadística, hay profesionales e investigadores en este ámbito que desarrollan todo esto muchísimo más, donde tengo el placer conocer de cerca una gran compañera que entiende y se encuentra actualmente desarrollando un trabajo sobre toda esta temática, de la cual saco la siguiente cita que menciona en su trabajo, que creo que resume perfectamente la situación:

‘Los requisitos para la reinserción del preso perjudican sistemáticamente a un conjunto de personas que no encaja en un modelo de cárcel pensada para un preso nacional’

Espero que a los lectores les vaya pareciendo interesante lo que voy tratando, en este artículo, redactado por mi hace algún tiempo para un trabajo en la universidad, trato de dar luz de forma muy breve a una problemática muy compleja, si quieren saber más sobre el tema, hay mucha bibliografía para revisar.

La bibliografía revisada:

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: