Volkswagen, condenada a pagar 3.000 euros a los demandantes afectados por el Dieselgate

Tiempo de lectura:2 Minutos, 3 Segundos

La firma alemana ya ha anunciado que recurrirá la decisión. El juez considera que existió engaño para los 5.444 clientes demandantes.

El magistrado titular del Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Madrid ha estimado la demanda de la OCU contra Volkswagen-Audi España por el ‘Dieselgate’. La casa de automóviles tendrá que indemnizar con 3.000 euros a cada uno de los usuarios afectados demandantes, 5.444 clientes, lo que asciende a un montante de 16,3 millones de euros. La firma germana ya ha anunciado que recurrirá el fallo. En todo caso, supone una importante victoria judicial para los consumidores.

Como recoge la sentencia, el fabricante alemán llevó a cabo prácticas contrarias a la buena fe y la diligencia profesional y engañó a los consumidores al falsear las emisiones de sus automóviles.

El escándalo saltó en 2015, cuando salió a la luz que Volkswagen instaló un software ilegal para alterar los resultados de las emisiones contaminantes de 11 millones de automóviles Diesel. Los coches afectados fueron vendidos entre 2009 y 2015.

La sentencia estima íntegramente cada una de las peticiones de la OCU, al considerar que los compradores fueron engañados. El magistrado madrileño considera probado que Volkswagen incurrió en una «práctica comercial desleal», al permitir que los usuarios adquiriesen coches que garantizaban elevados niveles de potencia y consumo reducido, cuando en realidad pasaban los test con niveles falseados.

El juez ordena a Volkswagen a cesar la conducta y a reparar los vehículos afectados gratis. La OCU señala que los usuarios podrán exigir que se cambie el software instalado o incluso el hardware si fuese necesario.

La defensa de la automotriz negaba que hubiese existido competencia desleal. La base de su argumentación es que los datos de NOx (los que fueron falseados) nunca se hicieron públicos, por lo que fue imposible que afectase al criterio de los compradores. El juez considera esto un argumento débil. Sobre todo, frente al hecho que “mientras la demandada estaba manipulando la centralita de sus vehículos para que superasen fraudulentamente los tests de emisiones, afirmaba vehementemente, a través de su publicidad, que su mayor preocupación era el medioambiente”.

Por su parte, la OCU destaca la condena en costas contra VK por temeridad, al «continuar con el proceso judicial a pesar de que OCU llevó a cabo dos intentos de conciliación». Resaltan que la sentencia aún es provisional, pero anuncian que seguirán en la lucha «hasta que todos los consumidores europeos hayan sido compensados».

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Acerca del autor

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: