Categories ActualidadFuerzas y Cuerpos de SeguridadNacionalSociedadSucesos

Desarticulado un grupo criminal que gestionaba la ocupación mafiosa de una urbanización en Madrid

Operación conjunta de la Guardia Civil y la Policía Nacional

Los cinco detenidos obligaban a pagar una renta mensual a las personas que ocupaban las viviendas de forma ilegal, sembrando el terror y el desasosiego entre los residentes por sus “métodos” ante el retraso en el pago o la sospecha de que les delataran ante las autoridades

Los arrestados utilizaban la violencia ante cualquier “conducta inadecuada” de algún residente, llegando a disparar en la rodilla a los inquilinos que no habían pagado sus rentas mensuales

En una ocasión, y ante la sospecha de que una vecina estaba facilitando información a las autoridades, los detenidos encerraron a la mujer en un chalet de la provincia de Toledo, donde la agredieron sexualmente y fue sometida a todo tipo de vejaciones y amenazas de muerte

Madrid, 13 de abril de 2018.- Agentes de la Guardia Civil  y de la Policía Nacional, en una operación conjunta denominada MATE_HORTELANO, han desarticulado un grupo criminal que gestionaba  la ocupación mafiosa de una urbanización de apartamentos en Madrid. Los integrantes de la organización amenazaban a los residentes de los apartamentos con armas de fuego que llegaron a utilizar contra dos inquilinos que no habían pagado sus rentas mensuales, disparándoles en la rodilla por “su conducta inadecuada”. Han sido detenidos cinco integrantes de esta red que alquilaban los pisos a personas que ocupaban las viviendas de forma ilegal y les obligaban a pagar una cantidad de dinero al mes.

Ocupación mafiosa

Las investigaciones se iniciaron en el mes de junio del pasado año. Los agentes tuvieron conocimiento de una serie de hechos que venían sucediendo en una urbanización de apartamentos en Madrid, donde se producían coacciones, amenazas y agresiones a residentes de la misma.

Con las primeras pesquisas se averiguó que las viviendas de dicha urbanización eran propiedad de una sociedad. Esta empresa había alquilado de forma legal varios de los apartamentos, pero otros se encontraban vacíos u ocupados de forma ilegal, por lo que hicieron un acuerdo con un ciudadano español para que se encargase del cuidado y protección de la totalidad de la finca. Pronto este individuo comenzó a realquilar de forma ilegal los apartamentos vacíos, quedándose con las rentas del alquiler, y obteniendo así un beneficio extra e ilegal por la gestión irregular de la finca.

Clima de terror entre los residentes

Para afianzar el negocio lucrativo, el investigado contactó con un grupo criminal que comenzó a utilizar la violencia para extender el miedo entre todos los residentes. Además de sembrar el terror entre el vecindario, también tenían amedrentado al personal que trabajaba en la urbanización, con el objeto de evitar ser denunciados a las autoridades.

El grupo criminal amenazaba a los inquilinos con armas de fuego, llegando incluso a disparar en la rodilla a los moradores que no hacían el pago mensual. En dos ocasiones dispararon a residentes, concretamente en los meses de abril y de agosto del pasado año, siendo uno de ellos localizado por una patrulla que acudió al lugar tras ser alertada por sus vecinos tras oír una detonación. Siguiendo el rastro de sangre, los agentes llegaron hasta una vivienda donde la víctima se retorcía de dolor sin intención alguna de ser asistido, por el miedo que tenía a los arrestados.

Asimismo, y ante la sospecha de que una vecina estaba facilitando información a las autoridades, los detenidos encerraron a la mujer en un chalet de la provincia de Toledo, donde la agredieron sexualmente y la sometieron a todo tipo de vejaciones y amenazas.

Detenidos por el GEO

Tras analizar toda la información, los agentes establecieron el dispositivo operativo para desmantelar el grupo criminal. Debido a la extrema peligrosidad fue necesaria la intervención del Grupo Especial de Operaciones, logrando la detención de cinco personas -dos ellas de origen español, dos de Eslovenia y uno más de Croacia-. Una de las detenciones se produjo en la localidad de Cobisa (Toledo), tras una entrada y registro con apoyo de la USECIC de la Comandancia de la Guardia Civil de Toledo.

A los arrestados se les imputa un delito de tenencia ilícita de armas, agresión sexual, detención ilegal, amenazas, robo con violencia e intimidación y pertenencia a grupo criminal. Hasta el momento se han intervenido dos armas de fuego largas y una corta, documentación relevante y una moto robada con las placas dobladas.

La operación ha sido desarrollada conjuntamente por componentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Toledo y por la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta de la Comisaría General de Policía Judicial, que han contado con la colaboración del GEO y de la USECIC de Toledo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.