Categories ActualidadBaleares - GeneralEducaciónOpinión

POSICIONAMIENTO DEL CONSEJO DE ESTUDIANTES (CDE) EN RELACIÓN A LA RESOLUCIÓN DEL EXPEDIENTE INFORMATIVO DE LOS HECHOS DEL 22 DE SEPTIEMBRE DE 2017 AL CLAUSTRO DEL RAMON LLULL

Palma, 13 de abril de 2018.- El Consejo de Estudiantes de la Universidad de las Islas Baleares, en relación al cierre del expediente informativo abierto al decano de la Facultad de Filosofía y Letras por los hechos sucedidos el 22 de septiembre del 2017 en el claustro del edificio Ramon Llull del campus, se posiciona a través de los siguientes puntos:

1) No hemos recibido ni de forma oficial ni extraoficial, ninguna información sobre la resolución de Secretaría General – Consejo de Dirección por parte de ningún órgano unipersonal ni colegiado. Nos hemos enterado a partir de la noticia salida ayer el Diario de Mallorca. Por tanto, el CdE se reserva el derecho a emitir nuevos comunicados con nuevas conclusiones si se nos comunica información del caso para parte de la UIB.

2) Respetamos y pedimos que se respeten las resoluciones de los expedientes de la UIB, independientemente de la opinión personal.

3) Lo que ocurrió día 22 de septiembre en el claustro del edificio Ramon Llull sorprende e impacta sustancialmente a la comunidad universitaria; la resolución y el cierre del expediente informativo al decano de aquella facultad también. cuando se producen hechos que vulneran claramente los derechos básicos de los alumnos como el de la libertad de expresión, de pensamiento y de reunión, es comprensible que se generen debates. La tolerancia y el respeto a la diversidad de opiniones son pilares básicos de la convivencia y la democracia que deben mantenerse siempre, también en la UIB.

Además, la existencia de un procedimiento que puede determinar que se han incumplido de forma grave los Estatutos de la UIB, ordenamiento fundamental de regulación de nuestra convivencia universitaria, por parte del máximo órgano unipersonal de una facultad, quien debería servir de ejemplo de cumplimiento estricto y velar para que el resto también los cumplan es, cuando menos, un hecho preocupante y que toda la comunidad universitaria, incluidos los estudiantes, debería estar al caso.

Así pues, si la normativa reguladora de la UIB fija que las competencias sobre los espacios del edificio Ramon Llull pertenecen a su administrador de centro y no al decanato, pedimos que se cumpla, y si no es así, se derive la sanción correspondiente.

4) Desde el CdE, queremos ser cautos a la hora de ejercer la función de manifestar voluntad y opinión de los estudiantes de la UIB, dado que es una cuestión sensible y con diversidad de opiniones. Procederemos, entonces, a posicionarnos a partir de las expresiones comunes y unánimes de la representación de los alumnos en esta universidad a los distintos órganos colegiados hasta el momento.

Como máximo órgano de representación estudiantil universitaria de la UIB y de las Islas Baleares, trasladamos que la sensación general es de desconcierto hacia la resolución del expediente informativo:

En primer lugar, el estudiante se queja de que el procedimiento se abrió tarde y se ha instruido y resuelto de forma poco dinámica en cuanto al tiempo. Recordar que hace cerca de 7 meses que ocurrieron los hechos.

En cuanto a la resolución, se respira preocupación y decepción en vez de un dictamen laxo respecto de hechos muy graves, como hemos mencionado, de incumplimiento de leyes, normativas y reglamentos a nivel estatal y propias de la CAIB y la UIB para parte de un decano.

En definitiva, lo que más preocupa a los estudiantes de la UIB no son tanto los hechos del 22 de septiembre pasado, reprobables, sino que pasará a partir de ahora, y si esta resolución supondrá un aval a las acciones decanales ocurridas, y que, por tanto, suponga un precedente que comporte que se vuelvan a vivir en el futuro hechos similares al del claustro del Ramon Llull, no sólo en este edificio, sino en cualquier centro de la UIB.

Como CdE, órgano que tiene entre sus principales funciones la salvaguarda de los derechos estudiantiles, nos mantendremos siempre firmes a la hora de hacer cumplir los derechos fundamentales de nuestra universidad. De forma que no se pueda volver a repetir nunca más en la conclusión de un acto oficial y reivindicativo en la UIB1 la desaparición de la separación de competencias entre la administración de centro y el decanato; y que desde este último se tomen acciones que pueden vulnerar:

  • La libertad de reunión de los estudiantes en un espacio comunitario de un edificio público al que tienen derecho de acceder; y donde el decanato, de acuerdo con sus competencias, no puede ordenar su desalojo y cierre en estas circunstancias el personal de conserjería ni al de seguridad.

  • El derecho a la manifestación colectiva en una jornada reivindicativa.

  • El derecho a la propiedad privada fruto de las aprehensiones sin consentimiento ni advertencia previa a estudiantes por parte de un cargo no competente.

En cuanto a la cuestión de simbología con significante político no ofensivo, el CdE concebimos los espacios comunitarios como lugares donde se debe ser tolerante y no querer imponer una uniformidad a la expresión política a un acto reivindicativo.

El edificio Ramon Llull, al igual que el resto de edificios del Campus donde se imparte docencia, no dispone de un balcón con los palos oficiales de las banderas que deben ondear en la UIB y la CAIB; por tanto, que dentro de este lugar se pueda apoyar de forma no permanente simbología en sillas, estatuas y árboles forma parte de la libertad de expresión y no vulnera la neutralidad que deben mantener los edificios públicos. Queremos recordar que esta neutralidad toma importancia en periodo electoral, el 22 de septiembre no estábamos dentro calendario electoral ni en la Facultad de Filosofía y Letras, ni en la UIB, ni en ninguna de las administraciones públicas de la CAIB y España.

En ningún caso, quisiéramos que, en el futuro, cargos no competentes dieran órdenes al PASO para cerrar espacios comunitarios de un edificio público en las circunstancias descritas.

5) Como deliberación final, consideramos que los incidentes del 22 de septiembre de 2017 no deberían repetirse. Desde la discrepancia y el escepticismo, deseamos que la resolución del expediente informativo lo permita.

*Este es un comunicado de un órgano de representación, las consideraciones que se hacen son de orden colectivo y no personal ni de ningún cargo del CdE. Únicamente autorizamos que se haga una difusión fidedigna, y que se considere como autoría única el Consejo de Estudiantes, desautorizando así que se incluyan de forma explícita nombres de personas o de cargos que forman parte del órgano.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.