Una vez más, los vertidos fecales de Hila (suyos, pues no los soluciona), vuelven a colmar la paciencia de los bañistas en Ciudad Jardín.

Este es un problema que dura años y que José Hila, alcalde de Palma, continúa sin remediar.

Esta mañana se han visto envueltos de nuevo entre restos fecales los bañistas, provocando el cierre de la playa por parte de las autoridades pertinentes.

Hoy no puede estar siendo un buen día para el alcalde pues además de los vertidos fecales en las playas palmesanas, las calles también se le están llenando de concentraciones.

El Ocio Nocturno por un lado se concentran hoy reclamando sus derechos para no continuar perdiendo lo que queda de campaña de verano.

En el Borne, los trabajadores del transporte discrecional ven como se quedan sin empleos debido a la actual crisis sanitaria y las nulas ayudas del Govern de Baleares.

Las calles de Palma se llenan, cada vez más, de quejas de los colectivos que tanto Ayuntamiento de Palma como Govern de Armengol, están dejando abandonados a su suerte.

A %d blogueros les gusta esto: