ACTITUD Y APTITUD

Actitud y aptitud son dos términos que deberían ir muy ligados y presentes de forma ineludible e indispensable en la clase política.

Desgraciadamente no es así, los políticos españoles y sin ir tan lejos los de las islas Baleares, en su gran mayoría carecen al 100% de estas cualidades, aptitud nula, no tienen trayectoria demostrable salvo años y años cobrando suculentos sueldos y dejando un reguero de ineptitudes y falta de rigor y efectividad laboral.

Han hecho de la política su profesión olvidando que están de paso y a disposición del ciudadano.

Con los años al contrario de cualquier profesión, no aprenden a desarrollarla mejor, sino que aprenden a eludir mejor sus responsabilidades y trabajo y entre ellas está la eficacia.

Tampoco aprenden actitud, sino que si alguna tenían antes de ocupar lo cargos , el tiempo hace que se volatilice, y la supuesta actitud humilde, sincera, próxima y de entrega laboral, se convierte en altanera, soberbia, desfachatez y una facilidad por la mentira impactante.

Ante este panorama es de entender que cada vez la participación del votante sea mas escasa, lamentablemente no hay color que se salve.

“No ser útil a nadie equivale a no valer nada”
Descartes

Compártelo con tus amigos