Desde el exilio

Adiós Jaime Cardenal Ortega

¿Con cual me quedo?

¿Con el que prefirió enviar al padre Miguel Angel Loredo al destierro para complacer al régimen? ¿El que mandó clausurar la Peña del Pensamiento Cristiano Cubano, y la publicación Pueblo de Dios que denunciaban la entrega al Cesar de lo que es de Dios?

¿El que boicoteaba y perseguía a los laicos del Movimiento Cristiano Liberación para que no pudiéramos participar con nuestra opinión en convivencias, cursos, publicaciones, eventos nacionales o internacionales de la Iglesia?

¿El que lanzó desde el parabán institucional la carta pastoral?. El Amor todo lo espera porque en aquella desleal competencia solo él podría decir, aunque fuera a boca chiquita, algunas verdades sobre la realidad cubana y la oposición perseguida no podía hacerlo.

¿El que prefería abrir las puertas de la Iglesia a cuanto funcionario del régimen comenzaba a identificarse como opositor y las cerraba a los laicos comprometidos? ¿El que lanzó y promovió cuervos como alternativa a los laicos del MCL y les dio espacios en la Iglesia?

¿El que celebró la peregrinación de Juan Pablo II a nuestra isla para una vez pasadas las celebraciones silenciar el mensaje de esperanza y volver al miedo y al corazón cerrado a la libertad?

¿El que como nuestros captores decía que habíamos violado la ley; infamándonos con esta mentira o el que pactó con ellos a pedido de muchas Damas de Blanco para que nos sacaran de la prisión aunque fuera al infame destierro?

¿El que promovía el cambio fraude o el quiso oficiar en la misa funeral por Oswaldo Paya? El que preguntaba por mi con cariño cada vez que venia a Madrid o el que inmediatamente justificaba mi exilio «porque a continuar la obra del MCL no me dejarían regresar», como si en mi propósito hubiera algo vergonzoso, punible y contradictorio con los valores y principios cristianos en que creo, la doctrina liberadora que bebí del Evangelio porque la Iglesia me dio de beber.

¿Con qué Cardenal Ortega me quedo? ¿Cual recordaré y cómo le recordaré?

Ahora ve a la presencia del Padre, Él sabrá como mirar, como juzgar y como premiar o no tu existencia. Dios es quien conoce el corazón de los hombres.

Descansa en paz Jaime, Cardenal Ortega!

Regis Iglesias

 

 

 

 

Compártelo con tus amigos

Deja un comentario