Opinión

El PP se mueve estando parado

La frase puede parecer absurda pero es muy real.

Company es el eco de Casado y su mensaje es claro: aquí se viene para trabajar y para ganar. Lógicamente esto conlleva una renovación profunda que muy mal llevan los que han pasado por todos los presidentes que ha tenido el PP Balear y que han hecho de la política su profesión vitalicia agarrándose al cargo como un funcionario a su plaza de propiedad por oposición. Ellos, sumados a otras circunstancias, son los responsables del estado del PP actual.

Abandono, falta de responsabilidad política, carencia de talento, nulo carisma y pocas ganas de trabajar, han hartado al afiliado y decepcionado al votante. Esto lo tiene muy claro el presidente actual del PP Balear, y no le temblará la mano para levantar a su partido en descabezar a este colectivo.

El pánico y nerviosismo se respira en ellos. Muchos, fieles a su ADN, siguen sin dar palo al agua y unos pocos hacen como que trabajan. De repente las ganas de trabajar que les han entrado son mas que preocupantes, ya que sus cuerpos y mentes no están acostumbradas a ello, pero eso si, un trabajo que no suma, solo de autobombo, peloteo y figureo.

Palma es necesaria para ganar, pero tras las tomaduras de pelo de Rodriguez y Bauza a los afiliados, vino Duran, digitada por ambos, pero sin mas soporte que la de estos 2 individuos, y eso terminó de desencantar a las bases.

La junta territorial está desangelada, no van ni los que cobran, Duran no se mueve, y Mateo deberá ingeniárselas para conseguir que confíen en el, el tiempo apremia. Solo lo conseguirá si hace caso a las directrices de Company.

No renovar y poner de nuevo a los que deben su buena vida, el coche, la hipoteca y el colegio de los niños al partido y nunca han hecho nada por él, salvo verter en sus siglas la prepotencia e inutilidad y la osadía de decir sin tapujos que en la oposición se vive muy bien y que les da pereza que ganen.

Más de un cargo pone ya la tirita antes que la herida, se las ven venir, hablan, actúan, se reúnen, acciones que restan al partido y no suman, pero esto no les preocupa, todo es válido por conservar la silla. Nada por hacer que el PP se recupere.

Y es que además de un declive electoral a Company y a Isern les va en estas elecciones su cabeza, y su dignidad política, y todos en el partido saben quienes quieren sus cabezas y quienes les da igual con tal de seguir en su poltrona.

Algunos abandonan el barco antes de que se hunda, cursando baja de afiliación por no coincidir en ideología, la realidad es que es un acto por no pasar por la afrenta de perder su sillón después de estar media vida en el.

*Autor: X.S.L

Compártelo con tus amigos

Deja un comentario