Press "Enter" to skip to content

La secuenciación completa del tumor de mama metastásico permitirá tratamientos más personalizados (RAGMA19)

El genoma y el sistema inmune ganan fuerza como factores esenciales en el desarrollo y control del cáncer de mama, y en ellos se basan nuevas investigaciones y dianas terapéuticas. La secuenciación completa del ADN del tumor podría contribuir a disponer de tratamientos más personalizados. Esta temática centra parte de la 12ª Revisión Anual GEICAM de Avances en Cáncer de Mama (RAGMA19), que hoy y mañana se celebra en Madrid, con la asistencia de más de 300 especialistas para conocer las novedades más relevantes en el manejo de esta enfermedad.

Aplicar a la práctica clínica el conocimiento sobre el ADN del tumor es una de las líneas de investigación actuales, y en este sentido una de las aportaciones más destacadas en la presente edición de RAGMA viene de la mano de la doctora Lindsay Angus, del Hospital Erasmus MC, en Rotterdam (Holanda), que presenta los resultados del estudio CPCT-02, puesto en marcha por el Centro para el Tratamiento Personalizado del Cáncer (CPCT) en colaboración con la Hartwig Medical Foundation. Basado en la realización de biopsias de pacientes metastásicas para obtener la secuenciación completa del ADN del tumor, el proyecto tiene como objetivo principal analizar este material genético de cada paciente con el fin de elegir el mejor tratamiento posible y predecir su respuesta.

Las pacientes con enfermedad avanzada son tratadas en la actualidad teniendo en cuenta las características del tumor primario, cuando se sabe que éstas pueden variar sustancialmente entre el tumor primario y las lesiones metastásicas, donde suele haber una mayor carga mutacional; sin embargo, apenas se utilizan los perfiles genéticos a la hora de elegir la terapia en esta fase de la enfermedad”, explica la doctora Angus. La secuenciación completa del genoma de las lesiones metastásicas permitiría disponer de una visión más realista de las alteraciones genéticas de las células tumorales del cáncer de mama metastásico. “Teniendo en cuenta los resultados, nuestro objetivo es seleccionar e incluir a las pacientes en ensayos clínicos en función de su perfil genómico y de los tratamientos disponibles, para ofrecer una opción de tratamiento más personalizada, eficaz y segura, lo que mejorará el resultado y su calidad de vida”, señala la doctora Angus.

TILs como posible nuevo biomarcador en la práctica clínica

Respecto a la potenciación del sistema inmune para luchar contra el cáncer de mama, otro de los temas relevantes en RAGMA19 es el papel de los linfocitos infiltrantes de tumor (TIL, por sus siglas en inglés). La reactivación de estas células inmunitarias presentes en el organismo, con una importante función de defensa, mejora la respuesta del sistema inmune frente al tumor, tal y como apunta el doctor Roberto Salgado, del Peter Mac Callum Cancer Center, en Melbourne (Australia).

Los TILs tienen presencia destacada en los subtipos HER2 positivo y triple negativo. “Hay numerosas evidencias de que mujeres con estas variantes y elevados niveles de TILs han tenido una excelente supervivencia, siendo cercana al cien por cien a los cinco años”, según los datos de este experto.

El doctor Salgado confía en la utilidad de los TILs para la selección de pacientes a las que aplicar inmunoterapia al haberse demostrado su actividad inmunológica contra el tumor. Además, hay estudios que han puesto de relieve, en otros carcinomas como el de pulmón o renal, la importancia de los TILs como predictores de la respuesta a la inmunoterapia. Este especialista se muestra optimista ante la posibilidad de considerar que la determinación de estas células pueda utilizarse como biomarcador en la práctica clínica del cáncer de mama, siendo incluidos en los informes de anatomía patológica. Así mismo, opina que la incorporación de los TILs como biomarcador no sería excesivamente compleja en lo que a tiempo y costes se refiere.

El cáncer de mama agrava la situación socioeconómica

Durante el encuentro, se presta especial atención a nuevos hallazgos en información epidemiológica. En este sentido, el cáncer de mama, con 32.825 nuevos casos en el año 2018, es el segundo en incidencia en España, tras el de próstata. Entre el 2012 y el año pasado se registró un incremento de casos del 30%, según datos facilitados por el doctor Joan Carles March, codirector de la Escuela Andaluza de Salud Pública, en Granada. En la actualidad, nueve de cada 10 personas que padecen cáncer de mama continúan vivas a los cinco años del diagnóstico. Fallecen por esta enfermedad unas 6.000 mujeres al año, siendo la principal causa de mortalidad en ellas entre los 35 y 50 años. En 2016 murieron 6.477 mujeres y la edad media de defunción fue de 70 años. Es una edad que está claramente por debajo de la esperanza de vida de la mujer española (85 años) y se debe a la mencionada tasa de mortalidad en edades jóvenes asociada a este tumor.

Se estima que una de cada 10 mujeres (16%) a las que se detectó un cáncer de mama en España a lo largo de 2017 presentaba una situación de riesgo socioeconómico en el momento del diagnóstico. “Eso supone que, para un total de 4.223 mujeres en edad laboral, el cáncer implicó un serio agravante a su situación previa ya fuera por no tener trabajo, ser trabajadora por cuenta propia o disponer de bajos ingresos”, expresa el doctor March. Según sus datos, la noticia de la enfermedad llegó a un total de 2.030 mujeres cuando estaban desempleadas, a 1.252 siendo autónomas y a 941 en calidad de trabajadoras por cuenta ajena con rentas inferiores al Salario Mínimo Interprofesional.

El perfil de incidencia de esta enfermedad también ha ido cambiando en los últimos años al manifestarse a edades cada vez más tempranas. “El incremento en mujeres jóvenes podría tener mucho que ver con factores ambientales y genéticos. Es importante hacer ejercicio físico, mantener un peso adecuado, seguir una dieta mediterránea y evitar el consumo de tabaco y alcohol”, apunta este experto.

Importancia de la investigación traslacional

Haciendo referencia al lema del encuentro, ‘El valor de conectar el conocimiento’, el doctor José Enrique Alés, del Hospital de Nuestra Señora Sonsoles, de Ávila, y uno de los coordinadores de RAGMA, recuerda que “la comunicación entre ramas del conocimiento multiplica su valor y acelera la curación del cáncer”. Para que esto sea posible, la investigación traslacional, basada en una comunicación ágil y bidireccional entre la investigación clínica y la básica, trata de buscar los mecanismos que influyen en el desarrollo del cáncer y aplicar el conocimiento resultante en beneficio de poder disponer de tratamientos más eficaces, menos tóxicos y más individualizados, explica el doctor Alés.

GEICAM ha sido pionero en darse cuenta de que este es el tipo de investigación más eficaz para lograr avances contra el cáncer y mantiene un activo programa de investigación traslacional a través de su red de investigadores, su comité científico y su grupo de trabajo transGEICAM, además de que incorpora este tipo de investigación en todos sus proyectos”, afirma.

Los pacientes destacan la importancia de la investigación

Un año más ha participado en este encuentro la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), que representa a 45 asociaciones de mujeres con cáncer de mama. Su portavoz, Olga Cantera, hace un alegato en favor del apoyo público y privado a la investigación en cáncer de mama “porque es algo de lo que todos en mayor o menor medida nos vamos a beneficiar”. “Desde nuestra perspectiva como pacientes, somos muy conscientes de la relevancia de los avances en investigación y su traslación a la clínica, tanto los que se presentan en esta reunión como los que estamos seguras de que llegarán en los próximos años. Gracias a ellos, contamos con pruebas diagnósticas más precisas y tratamientos menos agresivos y más eficaces. El apoyo a la investigación y el acceso a la innovación son los dos pilares fundamentales sobre los que debe asentarse el presente y el futuro en la enfermedad, algo que tiene especial importancia en el cáncer de mama metastásico«, apunta Olga Cantera.

La representante de FECMA ha querido destacar asimismo la importante implicación de las mujeres con cáncer de mama en los ensayos clínicos, como “única fórmula para poder tener mejoras en los tratamientos futuros”.

El cáncer de mama en España

En España, una de cada ocho mujeres sufrirá cáncer de mama a lo largo de su vida. Se trata del tumor más frecuente en las mujeres occidentales, estimándose que en Europa la probabilidad de desarrollar un cáncer de mama antes de los 75 años es del 8%.

Compártelo con tus amigos

Be First to Comment

Deja un comentario

× TotBalears
A %d blogueros les gusta esto: