Salud e instituciones penitenciarias suscriben un convenio para el tratamiento de adicciones entre los reclusos de Mallorca

El Consell de Govern ha autorizado hoy a la Conselleria de Salud y Consumo para suscribir un convenio con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias para el tratamiento y el seguimiento de adicciones entre la población reclusa, así como para la formación de los profesionales que la atiende. Se trata de un convenio dirigido a los internos y trabajadores del Centro Penitenciario de Palma, el Centro de Inserción Social de Mallorca Joaquín Ruiz Giménez, la Unidad de Madres y el Servicio de Gestión de Penas y Medidas Alternativas, mediante la intervención de los profesionales de las unidades de conductas adictivas (UCA).

Este acuerdo nace de la necesidad de impulsar acciones para el tratamiento de la adicción a las drogas entre la población penitenciaria, un problema muy extendido y que supone una dificultad a la hora de reinsertar adecuadamente el recluso en la sociedad, y que, además, conlleva consecuencias negativas para la salud del recluso que inciden en la salud de la población. Así, las actuaciones llevadas a cabo en el ámbito de los establecimientos penitenciarios son cruciales para ayudar a la persona adicta, en su situación de internamiento, a superar la adicción y evitar posibles recaídas, así como para prevenir el consumo de drogas en la población reclusa que no consume pero que es muy vulnerable a la presión del entorno.

Por todo ello, el Ministerio del Interior y la Conselleria de Salud y Consumo quieren aunar esfuerzos para la consecución de los objetivos de tratamiento y disminución de recaídas en cuanto al consumo de drogas, sustancias estupefacientes y prácticas de riesgo relacionadas. Por eso, es voluntad de ambas partes suscribir un convenio de colaboración con el objeto de regular las acciones en materia de tratamiento y seguimiento de los penados así como la formación de los trabajadores de instituciones penitenciarias en materia de drogodependencias y conductas adictivas.

Pueden beneficiarse del tratamiento todas las personas con penas privativas de libertad o medidas alternativas que lo soliciten, con independencia de su situación procesal penal, y cumplan los criterios de inclusión en el programa.

Por otra parte, podrá beneficiarse de la formación el personal funcionario o laboral que, por razón de su trabajo (vigilancia, enfermería, tratamiento, etc.), tenga contacto con los internos, según la necesidad detectada por parte de los centros penitenciarios.

Previous post Baleares abre expediente sancionador a Volotea por no tener una línea de atención al consumidor gratuita
Next post Los socialistas de Llucmajor denuncian la inoperancia del alcalde y su equipo de gobierno ante el estado de calles y aceras del municipio

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: